1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Staffordshire Bull Terrier

Perro de raza Staffordshire Bull Terrier

Sobre el Staffordshire Bull Terrier

Aunque el Staffordshire Bull Terrier fue creado en la Gran Bretaña del siglo XIX para ser un perro de pelea pequeño y rápido, esos días ya pasaron. El perro de raza Staffordshire Bull Terrier de hoy en día es un buen compañero conocido por su valor, inteligencia y amor por los niños.




El Staffordshire Bull Terrier puede ser un perro imponente con su cuerpo fuerte y musculoso, mirada intensa y postura poderosa. Muchos están interesados en la raza porque parece un perro duro pero se sorprenden al saber que el Stafford es un compañero sensible y cariñoso que disfruta jugando más que siendo duro. Él ve la vida como una aventura gozosa y la vive al máximo.




A los aficionados les encanta el Staffordshire Bull Terrier por su pelaje de tamaño pequeño a mediano, corto y de fácil cuidado, y por su personalidad dinámica y apacible. Con su cabeza corta y ancha y su cuerpo musculoso, se asemeja a las otras razas Bull como el American Staffordshire Terrier y el American Pit Bull Terrier, pero es una raza en sí misma con características físicas distintas que lo distinguen, incluyendo el tamaño y la forma de la oreja.

El Stafford es conocido por su amor a la gente y su naturaleza confiable. Se le ha descrito como “una especie de viernes para todo el mundo”, y su mayor deseo es pasar tiempo con su gente, ya sea vegetando en el sofá y viendo fútbol, haciendo recados en el coche, saliendo a caminar o participando en actividades como agilidad, juegos, obediencia… Tendrás que dar a este perro atlético y enérgico un paseo vigoroso todos los días, así como mucha atención durante el tiempo de inactividad. No le gusta que lo dejen solo. Los Staffordshire Bull Terrier no son una raza que pueda ser dejada afuera sola o en casa por largos periodos de tiempo sin compañía humana.

Apodado el perro niñera, el Staffordshire Bull Terrier es apreciado por su paciencia y amor por los niños, aunque huelga decir que ningún perro debe ser dejado solo con los niños pequeños. No siempre es tan amigable con los perros que no conoce, sin embargo, es un remanente de su origen como raza de pelea, lo que le exigía ser agresivo con otros perros y a la vez gentil con los adiestradores humanos.

Ten en cuenta que algunos países o cuidades restringen la propiedad de las razas Bull. Asegúrate de que el tuyo no es uno de ellos antes de adquirir un Stafford. Para la persona que tiene una comprensión de su naturaleza sensible y puede darle un liderazgo paciente y firme, el Stafford es uno de los mejores compañeros.

Historia del Staffordshire Bull Terrier




El Staffordshire Bull Terrier comparte un antepasado común – el Bulldog – con el American Staffordshire Terrier, el American Pit Bull Terrier y el Bull Terrier. Fue creado a principios del siglo XIX para ser más pequeño y más rápido en el ring de combate, pero dulce y amigable con la gente. Probablemente se desarrolló cruzando el Bulldog con un antepasado del Manchester Terrier. La cruz eventualmente evolucionó en el Staffordshire Bull Terrier que vemos hoy.

El primer Staffordshire Bull Terrier Club se formó en Inglaterra en 1835, y un estándar para esta raza fue escrito poco después.

Staffordshire Bull Terrier

En los Estados Unidos, el Staffordshire Bull Terrier generalmente disfrutaba de la vida como compañero de familia, y no fue hasta 1975 que la raza fue reconocida por el American Kennel Club. El primer Stafford registrado en el AKC se llamaba Tinkinswood Imperial. El Staffordshire Bull Terrier Club of America fue fundado en 1974.

Hoy en día, el Stafford ocupa el puesto 85 entre las 157 razas y variedades reconocidas por el AKC. Son perros excelentes que realmente encarnan la descripción “el mejor amigo del hombre”, y muchos entusiastas saben que poseen uno de los secretos mejor guardados del mundo del perro.

Características del Staffordshire Bull Terrier




Los Staffords miden de 35 a 40 centímetros en el hombro, y los machos son más altos. Los Staffords machos pesan de 12 a 17 kilos; las hembras, de 10 a 15 kilos.

El Staffordshire Bull Terrier tiene un pelaje corto y suave que se encuentra cerca de la piel. Puede verse en rojo, leonado, blanco, negro o azul, o cualquiera de estos colores con blanco, así como atigrado o atigrado con blanco.

El pelaje del Stafford se desprende anualmente y la pérdida de cabello es mínima durante todo el año. La suciedad se elimina fácilmente y el manto se seca rápidamente después del baño. Cepíllalo semanalmente para eliminar el vello muerto o suelto. Báñalo cuando sea necesario. Esta raza tiene poco olor, por lo que normalmente no requiere un baño frecuente.

Otras necesidades de aseo incluyen la higiene dental y el cuidado de las uñas. Cepilla los dientes de tu Stafford al menos dos o tres veces a la semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que lo acompañan. Por supuesto es mejor si lo haces diariamente. Córtale las uñas una o dos veces al mes, o según sea necesario. Si oyes que las uñas hacen clic en el suelo, son demasiado largas. Las uñas cortas mantienen los pies en buenas condiciones y no se enganchan en la alfombra ni se rompen.




Revisa los oídos semanalmente para asegurarte de que no haya residuos, enrojecimiento o inflamación. Limpia las orejas según sea necesario con una bola de algodón y un limpiador recomendado por el criador de su perro o su veterinario. Limpia alrededor del borde externo del conducto auditivo externo y no introduzcas la bola de algodón más profundamente que el primer nudillo del dedo.

Comienza a acostumbrar a tu Staffordshire Bull Terrier a ser cepillado y examinado desde que es un cachorro. Manipula sus patas con frecuencia – los perros son susceptibles a sus pies- y mira dentro de su boca y oídos. Haz del aseo personal una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para exámenes veterinarios fáciles y otro tipo de cuidados cuando sea adulto.

Un Stafford nunca es tímido o gruñón, y muestra cariño por la gente desde bien joven. Es enérgico y entusiasta en todo lo que hace y permanece alerta, incluso en reposo. El temperamento de esta raza es descrito como duro, valiente, tenaz (léase: testarudo) y curioso. Una personalidad amante de las personas lo convierte en un buen cuidador de su familia, pero es menos probable que proteja la propiedad. Sin embargo, debido a que es tan atento e interesado en la gente, siempre te alertará de la presencia de visitantes, deseados o no deseados.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, incluyendo la herencia, el entrenamiento y la socialización. Los cachorros con buenos temperamentos son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a la gente y ser abrazados por ella. Conoce al menos a uno de los padres para asegurarte de que tengan un buen temperamento con el que te sientas cómodo. Conocer a los hermanos u otros parientes de los padres también es útil para evaluar cómo será un cachorro cuando crezca.

Como todo perro, un Staffordshire Bull Terrier necesita una socialización temprana – la exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – cuando es joven, y esto debe continuar durante toda su vida. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro Stafford se convierta en un perro completo. Inscribirlo en una clases de guarderías para cachorros es un buen comienzo. Invitar a visitantes regularmente, y llevarlo a parques concurridos, tiendas que permiten perros, y a pasear tranquilamente para conocer vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Cuidados del Staffordshire Bull Terrier




El Staffordshire Bull Terrier es un perro de compañía que se desenvuelve bien en cualquier tipo de hogar siempre y cuando haga ejercicio a diario. Debe vivir dentro de la casa, con acceso a un patio cercado de manera segura. Como todos los terrier, los Staffords son excavadores, por lo que es importante reforzar las cercas incrustándolas o enterrándolas en la parte inferior para evitar escapes. Las cercas electrónicas subterráneas no son adecuadas para esta raza: Un Stafford ignorará el shock si ve a otro perro acercarse a su territorio, y la falta de una barrera sólida significa que otros perros pueden entrar en el patio, lo que puede conducir a una pelea seria.

Su cara corta hace que el Staffordshire Bull Terrier no sea apto para permanecer al aire libre durante más de unos minutos en un clima cálido o húmedo, y siempre debe tener acceso a sombra y agua potable fresca. Algunos Staffords disfrutan jugando en el agua y apreciarán tener una piscina para niños para descansar en los días calurosos, pero otros prefieren evitar las cosas mojadas. Los Staffords no son buenos nadadores, así que toma medidas para protegerlos de caerse en una piscina o spa.

Los requisitos de ejercicio del Stafford se pueden satisfacer con dos o tres caminatas de media hora o una hora diaria.




Empieza a entrenarlo desde el mismo día que traigas a tu cachorro de Staffordshire Bull Terrier a casa. Es inteligente y aprende rápidamente, pero puede ser impulsivo y terco. Olvídate del entrenamiento estricto y formal de obediencia. Para obtener los mejores resultados, sé paciente, firme y consistente para desarrollar el vínculo más fuerte con tu Stafford. Busca siempre comportamientos que puedas recompensar en lugar de castigarlo por infracciones. Las correcciones severas pueden dañar la confianza en sí mismo y la personalidad del perro. La práctica regular de entrenamiento y la interacción social ayudarán a asegurar que vivan juntos felizmente. Un Stafford aburrido o solitario es destructivo en sus intentos de entretenerse.

Un Stafford no es generalmente un ladrador, pero es definitivamente muy ruidoso cuando ladra. Esta raza te entretendrá con sus resoplidos, ronquidos, gruñidos y gemidos, así como su voz cantante, a menudo descrita como un tirolés.

Si eres constante y sigues un horario, la capacitación interna es fácil para el Stafford. El entrenamiento en jaulas ayuda en este proceso y evita que tu cachorro de Staffordshire Bull Terrier muerda cosas que no debería o que se meta en problemas cuando tú no estás cerca para supervisar. Una caseta también le da un refugio seguro donde puede retirarse cuando se siente abrumado o cansado. Nunca uses la jaula como lugar de castigo.

El entrenamiento con correa también es importante, especialmente porque tu Stafford tirará con fuerza de ella, a pesar de su pequeño tamaño. Los buenos modales con la correa son esenciales para el estado de sus músculos, su propia felicidad y la seguridad de tu Stafford. Nunca lo sueltes de la correa en ningún lugar donde pueda encontrarse con perros desconocidos u otros animales. Tiene un fuerte impulso de presa y lo perseguirá si no lo retienes.

La socialización temprana y frecuente es una necesidad para esta raza, especialmente si quieres que tu Staffordshire Bull Terrier sea amigable con otros animales. Las clases de socialización de cachorros son un gran comienzo, pero la socialización no debería terminar ahí. Visita muchas tiendas, parques y eventos para perros.

Con la formación adecuada, la coherencia y la socialización, tu Stafford será un maravilloso miembro de la familia que te protejerá y amará incondicionalmente.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada sería de 1 1/2 a 2 1/4 tazas de comida de perro de alta calidad, dividida en dos comidas. Para evitar el vólvulo de dilatación gástrica, también conocido como hinchazón, evita que haga ejercicio vigoroso al menos una hora después de comer.

La cantidad de alimento que coma tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de alimento. No hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá. La calidad de la comida para perros que le des también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más fácil será que coma y menos tendrás que sacudirla en el cuenco.

Mantén a tu Staffordshire Bull Terrier en buena forma midiéndole la comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejar la comida afuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle el examen de la vista y el examen práctico. Primero, míralo. Deberías poder ver la cintura. Luego coloca sus manos en su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías ser capaz de sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar fuerte. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Salud del Staffordshire Bull Terrier

Los Bull Terriers de Staffordshire son generalmente saludables, pero como todas las razas, pueden estar sujetos a ciertas condiciones de salud. No todos los Staffordshire Bull Terrier contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si estás considerando esta raza.

Debido a que algunos problemas de salud no aparecen hasta que el perro alcanza su plena madurez, no se expiden autorizaciones de salud a los perros menores de 2 años de edad. Los siguientes problemas pueden ocurrir en la raza:

  • Displasia de Cadera: Esta es una condición hereditaria en la cual el hueso del muslo no encaja perfectamente en la articulación de la cadera, eventualmente causando cojera o artritis.
  • Displasia del codo: Esta es una condición hereditaria que se cree que es causada por diferentes tasas de crecimiento de los tres huesos que componen el codo del perro, causando laxitud en las articulaciones. Esto puede llevar a una cojera dolorosa. Dependiendo de la gravedad del problema, el veterinario puede recomendar cirugía, control de peso o medicamentos para controlar el dolor.
  • Luxación de la rótula: Este problema común ocurre cuando la rótula, que tiene tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (casquillo de la rodilla) y la tibia (pantorrilla), no están bien alineados y a menudo se sale de su lugar, haciendo que el perro salte o pegue un pequeño brinco cuando esto sucede. Se cree que es hereditario. El roce causado por la luxación rotuliana puede provocar artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Hay cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el cual el giro de la tibia es severo y la rótula no puede ser realineada manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Cataratas Juveniles Hereditarias: El desarrollo de opacidad o nubosidad en el cristalino a una edad temprana. Esta condición progresa rápidamente y los perros pueden quedar ciegos a los 3 años de edad. La cirugía a veces puede restaurar parcialmente la visión. Se dispone de una prueba de ADN para identificar a los perros portadores, afectados o libres del gen defectuoso.
  • L-2 Aciduria hidroxiglutárica: Los perros afectados carecen de una enzima particular para descomponer el compuesto antes mencionado. Luego se acumula en el líquido cefalorraquídeo y en el plasma, causando signos como falta de coordinación, temblores musculares, capacidad deficiente de aprendizaje y convulsiones. Los signos se pueden tratar, pero no hay cura. Los perros con esta afección generalmente son sacrificados a una edad temprana. Se dispone de una prueba de ADN para identificar a los perros portadores, afectados o libres del gen defectuoso.
  • Alergias de la piel: También conocida como dermatitis atópica, esta afección que pica a veces se observa en algunos Staffords. No es inusual que los perros afligidos sufran pérdida de pelo o que desarrollen puntos dolorosos en la piel. El problema a menudo se ve agravado por infecciones bacterianas. El tratamiento agresivo para el control de pulgas puede ayudar, al igual que complementar la dieta con ácidos grasos omega-3, como los que se encuentran en el aceite de pescado.
  • Sarna demodécida: Todos los perros llevan ácaros demodex. Los ácaros viven en los folículos pilosos y por lo general no causan ningún problema, pero los perros con sistemas inmunitarios debilitados o comprometidos pueden desarrollar una afección llamada sarna demodécida. También llamada demodicosis, puede ser localizada o generalizada. En la forma localizada, aparecen parches de piel roja y escamosa con pérdida de cabello en la cabeza, el cuello y las patas delanteras. Se considera una enfermedad de los cachorros y a menudo desaparece por sí sola. La sarna demodécida generalizada cubre todo el cuerpo y afecta a los cachorros mayores y a los perros adultos jóvenes. El perro desarrolla parches en la piel, puntos de calvicie e infecciones cutáneas en todo el cuerpo. La Academia Americana de Dermatología Veterinaria (American Academy of Veterinary Dermatology) recomienda esterilizar a todos los perros que desarrollan sarna demodéctica generalizada porque existe un vínculo genético. La buena noticia es que el ácaro no puede ser transmitido a los humanos ni a otros perros.

Ejercicio

Para satisfacer la gran cantidad de energía del Staffordshire Bull Terrier, deberías sacarlo a dar dos o tres caminatas de media hora o una hora diaria.

Recuerda llevarlo siempre con correa si vas a pasar por algún parque o lugar donde pueda haber otros perros, y recuerda que aunque no es muy grande, es un perro muy musculoso y posee mucha fuerza.

Consejos sobre el Staffordshire Bull Terrier

  • Recuerda no soltarlo nunca de la correa en ningún lugar donde pueda encontrarse con perros desconocidos u otros animales. Tiene un fuerte impulso de presa y lo perseguirá si no lo retienes.
  • Como cualquier otro perro, el Staffordshire Bull Terrier tiene que ser expuesto a una socialización temprana con otros perros y personas, para que cuando se convierta en un adulto, le parezca normal y no actúe de forma impulsiva o violenta.
  • El Staffordshire Bull Terrier es muy testarudo y no siempre es tan amigable con los perros que no conoce, así que has de tener paciencia en su proceso de socialización.
  • El Stafford es un perro muy cariñoso con los suyos y muy protector. Está a gusto, tanto estando tumbado a tu lado mientras ves la televisión, como si lo llevas a dar un paseo o de copiloto en tu coche.
  • No utilices métodos negativos de aprendizaje. Sólo conseguirás que se vuelva más terco y retraído.
  • Dale de comer cuando le corresponda y no le dejes picotear entre horas para que no engorde. Un Staffordshire Bull Terrier se ve más bonito musculoso y vigoroso, que obeso y cansado.
  • Haz que queme a diario toda la energía que tiene o en casa tendrás un perro aburrido y con exceso de energía, lo que se traduce en un perro destructivo.



Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.