1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Yorkshire Terrier

Perro de raza Yorkshire Terrier

Sobre el Yorkshire Terrier

Pequeño en tamaño pero grande en personalidad, el Yorkshire Terrier es un compañero luchador pero cariñoso. La raza de perro de juguete (toy) más popular en los EE.UU., el “Yorkie” ha ganado muchos fans con su devoción a sus dueños, su aspecto elegante, y su idoneidad para vivir en apartamentos.

El Yorkshire Terrier, apodado el Yorkie, parece bastante engreído, ¿y por qué no? Con su pelo largo y sedoso y su moño alegre, el Yorkshire Terrier es uno de los representantes más glamurosos del mundo del perro, y seguro que llamará la atención donde quiera que vaya.
Es tan pequeño que viaja a menudo y con estilo en las bolsas especiales para perros.




El largo abrigo azul acero y marrón puede ser la mayor gloria del neoyorquino, pero es su personalidad lo que lo hace realmente querido por su familia. Sin tener en cuenta su pequeño tamaño (que no pesa más de dos kilos), el Yorkshire Terrier es un perro grande en un cuerpo pequeño, siempre en busca de aventuras y quizás incluso un poco de problemas.

Los Yorkshire Terriers son cariñosos con su gente como cabría esperar de un perro de compañía, pero fieles a su herencia de terrier, a veces sospechan de los extraños y ladran a los sonidos extraños y a los intrusos. En consideración a sus vecinos, es importante que bajen el tono de voz y les enseñen cuándo y cuándo no ladrar.

También pueden ser agresivos con perros extraños, y ninguna ardilla está a salvo de ellos. A pesar de su bravuconería, los Yorkshire Terriers también tienen un lado suave. Necesitan mucha atención y tiempo con su familia. Eso de pasar largas horas estando solos no es para ellos. Sin embargo, no es una buena idea sobreproteger a tu Yorkie; se darán cuenta de tus sentimientos muy rápidamente, y si tus acciones dicen que el mundo es un lugar peligroso para ellos, pueden volverse neuróticos.




Debido a su tamaño, es mejor tener un Yorkshire Terrier con niños mayores a los que se les ha enseñado a respetarlos que con los niños pequeños. Pueden volverse bruscos si se asustan o se burlan de ellos y les molestan.

Siempre y cuando hagan algo de ejercicio todos los días -tal vez una buena sesión de juego en la sala de estar o una buena caminata por el barrio- Los Yorkies son buenos perros de apartamento.

No importa en qué casa vivan, se llevarán bien con otros perros y gatos residentes, siempre y cuando se hayan criado con ellos. Los yorkies pueden llegar a ser posesivos de sus dueños si una nueva mascota es traída a la casa. Siendo terriers, pueden querer desafiar al “intruso”, y si estalla una pelea, el espíritu terrier es luchar hasta la muerte. Ten mucho cuidado cuando le presentes a un Yorkie un nuevo animal.

Un abrigo glamoroso, de tamaño pequeño, personalidad valiente y lealtad eterna a su gente. ¿Es de extrañar que los Yorkshire Terriers sean la segunda raza de perro más popular en los Estados Unidos hoy en día?

Historia del Yorkshire Terrier




Durante la Revolución Industrial en Inglaterra, los trabajadores escoceses llegaron a Yorkshire para trabajar en las minas de carbón, fábricas y fábricas textiles, trayendo consigo un perro conocido como Clydesdale Terrier o Paisley Terrier. Estos perros eran mucho más grandes que el Yorkshire Terrier que conocemos hoy en día, y se cree que se usaban principalmente para capturar ratas en los molinos.

Los Clydesdale Terriers fueron probablemente cruzados con otros tipos de terrier, tal vez el English Black and Tan Toy Terrier y el Skye Terrier. El Waterside Terrier también puede haber contribuido al desarrollo del Yorkshire Terrier. Era un perro pequeño con un largo pelaje azul-grisáceo.

Yorkshire

En 1861, un Yorkshire Terrier fue mostrado en una exposición como un “Scotch Terrier de pelo quebrado”. Un perro llamado Huddersfield Ben, nacido en 1865, se convirtió en un popular perro de exhibición y es considerado el padre del moderno Yorkshire Terrier. La raza adquirió ese nombre en 1870 porque allí es donde tuvo lugar la mayor parte de su desarrollo.

Los Yorkshire Terriers se registraron por primera vez en el libro de cría del British Kennel Club en 1874. El primer club de la raza Yorkshire Terrier en Inglaterra se formó en 1898.
El primer registro de un Yorkshire Terrier que nació en los EE.UU. fue en 1872. Los Yorkshire Terriers pudieron competir en exposiciones caninas ya en 1878. En esos primeros shows, las clases de Yorkshire Terriers se dividieron por el peso: menos de 5 libras (aproximadamente 2,2 kilos) y más de 5 libras. Finalmente, los expositores se decidieron por una clase con un promedio de entre 1,3 y 3,2 kilos.

Características del Yorkshire Terrier




Los Yorkshire Terriers deben medir de 20 a 23 centímetros en el hombro y pesar no más de 3 kilos, siendo preferible de 1,8 a 2,7 kilos. Los yorkies no son conscientes de su tamaño. Los perros que son más pequeños que el estándar son propensos a trastornos genéticos y tienen un mayor riesgo para la salud en general.

El pelo del Yorkshire Terrier es largo, sedoso y perfectamente recto, sin ningún indicio de olas. Los perros de exhibición tienen el pelo que llega hasta el suelo. Tienen una sola capa y mudan muy poco.




Los cachorros nacen negros, y el pelaje azul y fuego se desarrolla gradualmente, generalmente después de cumplir un año. Los cachorros que empiezan a mudar antes de cumplir un año a menudo se vuelven grises en lugar de azules.

Desde la parte posterior de la cabeza hasta la punta de la cola, el pelo es azul acero oscuro, a veces descrito como el azul del cañón de un rifle, con un brillo azulado cuando se ve a la luz del sol. La cabeza es de color dorado brillante, no rojizo, con pelos bronceados que son más oscuros en las raíces que en las puntas. La caída de cabello (el cabello que cae sobre la cara) es largo con el mismo tono dorado que la cara.
El pelo es ligeramente más oscuro en la base de las orejas y en el hocico. El bronceado en la cabeza no se extiende más allá de las orejas, y no se mezclan pelos negros con el bronceado. Los Yorkshire Terriers también tienen las patas bronceadas, pero el color bronceado no se extiende por encima del codo.

Un hecho interesante es que los Yorkies tienden a volverse más ligeros con la edad. Los cambios hormonales también pueden afectar el color. El cepillado de un Yorkshire Terrier de pelo largo no es para personas blandas, especialmente si tiene un pelaje “suave” que se enreda fácilmente en lugar de uno sedoso. Incluso si mantienes su pelaje corto, has de cepillar suavemente el pelaje de tu Yorkie todos los días para evitar que se ensucie y mantenerlo limpio.




Las razas pequeñas son propensas a problemas dentales, y los Yorkies no son una excepción. Los Yorkshire Terriers tienden a formar mucho sarro en los dientes y pueden perder los dientes a una edad temprana, así que cepíllale los dientes regularmente y programa una limpieza profesional con tu veterinario al menos una vez al año.

Como parte del proceso de aseo, revisa regularmente las orejas de tu Yorkie. Mira dentro de ellas y huélelas. Si parecen estar infectados (tienen un olor desagradable, enrojecimiento o secreción marrón), pídele al veterinario que las revise. Si hay pelo en el canal auditivo, arráncalo con los dedos o pídele a tu veterinario que lo haga por ti. No hay necesidad de frotar el pelaje para lavarlo. Después de mojar el manto y aplicar el champú, todo lo que necesitas hacer es pasar los dedos a través de él para eliminar la suciedad. Aplica el acondicionador y luego enjuaga bien.

Cuando estés secando a tu Yorkie, rocía el abrigo con un acondicionador ligero. Dale a su pelaje un poco de acondicionador cuando lo estés cepillando también. Nunca cepilles el pelo si está seco o sucio, ni le rompas el pelo. Recorta las uñas de tu Yorkie después de cada baño para prevenir arañazos dolorosos y otros problemas. Si oyes sus uñas hacer clic en el suelo, son demasiado largas. Las uñas de los pies del perro tienen vasos sanguíneos, y si cortas en exceso puedes causar hemorragia, y tu perro puede no cooperar la próxima vez que vea salir el cortaúñas. Por lo tanto, si no tienes experiencia en el recorte de uñas de perro, pregúntale a un veterinario.

raza de perro yorkshire

Cuando estés peinando a tu Yorkie, asegúrate de revisar el área anal y recortarla con tijeras si el cabello se está alargando demasiado. Por lo general, es suficiente con cortar alrededor de media pulgada de cabello.

Después de que hayas cepillado a tu Yorkie y esté seco, recoge el pelo de la parte superior de su cabeza, empezando por la esquina exterior del ojo, yendo hacia atrás en ángulo hacia el centro de la cabeza, y luego hacia abajo hasta la esquina exterior del otro ojo. Cepilla este cabello y ajústalo con una banda de látex, y luego hazle tu moño favorito.




Empieza a acostumbrar a tu Yorkie a que lo cepillen y lo examinen cuando es un cachorro. Revisa sus patas con frecuencia -los perros son susceptibles a sus pies- y mira dentro de su boca. Haz del aseo personal una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para exámenes veterinarios fáciles y otro tipo de revisiones cuando sea adulto.

A medida que lo aseas, revisa si hay llagas, sarpullidos o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, la nariz, la boca, los ojos y los pies. Los ojos deben ser claros, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal te ayudará a detectar posibles problemas de salud a tiempo.

Inteligente y seguro de sí mismo, el Yorkshire Terrier es una combinación de tamaño pequeño y espíritu aventurero. La raza muestra una amplia gama de personalidades. Algunos son cariñosos y animados, y no quieren nada más que seguir los pasos de su gente a lo largo del día. Otros son traviesos, extrovertidos y se meten en todo.

Pon límites, y tu Yorkie será un compañero maravilloso, pero si lo malcrías, ¡cuidado! Comienza a entrenar cuando sean cachorros, y tendrás mucha más suerte que si los dejas salirse con la suya y luego intentas corregir los malos hábitos.

Como todos los perros, los Yorkies necesitan una socialización temprana -la exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a asegurar que su Yorkie sea un perro amigable y completo.

Cuidados del Yorkshire Terrier




A los Yorkshire Terriers les gusta pasear contigo o jugar al aire libre, pero como son muy activos en interiores, no hace falta mucho esfuerzo para mantenerlos bien ejercitados.

En general, los Yorkies son receptivos al entrenamiento, especialmente si les llama la atención para realizar bonitos trucos o realizar pruebas de agilidad u obediencia. Sin embargo, puede ser difícil adiestrarlos porque sus “accidentes” son tan pequeños y fáciles de limpiar que la gente lo deja pasar. Eso es un error. Es mejor mostrarles a dónde ir desde el principio y recompensarlos por hacer sus cosas en el lugar correcto. Cuando haces el esfuerzo, puedes terminar con un Yorkie muy bien entrenado.

Definitivamente son perros domésticos y no toleran bien el calor o el frío extremo. Mucha gente enseña a sus Yorkshire Terriers a hacer sus cosas en un papel para que no tener que llevarlos al aire libre cuando hace demasiado frío o calor.

A los yorkies les encantan los juguetes que chirrían, pero es importante revisarlos cada pocos días para asegurarse de que no los hayan masticado y sacado la parte que hace ruido. Les gusta especialmente ir a buscar los juguetes que les tiras. Recomendación: considera tejer una pelota para tu Yorkie, más grande que una pelota de golf pero más pequeña que una pelota de tenis, y rellenarla con medias usadas. ¡Le encantará!

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: 1/2 a 3/4 taza de alimento seco de alta calidad al día, dividido en dos comidas.
Nota: La cantidad de alimento que consuma tu perro de adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de alimento. No hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá.

Cuida que tu Yorkie no engorde, no le da un buen aspecto a esta raza tan elegante. Mantén a tu Yorkshire en buena forma midiéndole la comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejar la comida afuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle el examen de la vista y el examen práctico.
Primero, míralo. Deberías poder ver la cintura. Luego coloca tus manos en su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías ser capaz de sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar fuerte. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Salud del Yorkshire Terrier




Los yorkies son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud.

  • Luxación rotuliana: También conocido como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (rodilla) y la tibia (pantorrilla), no están alineadas correctamente. Esto causa una cojera en la pierna o una marcha anormal en el perro. Es una enfermedad que está presente al nacer aunque el desalineamiento o luxación real no siempre ocurre hasta mucho más tarde. El roce causado por la luxación rotuliana puede conducir a artritis, que es una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Hay cuatro grados de luxación rotuliana que van desde el grado I, que es una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el cual el giro de la tibia es severo y la rótula no puede ser realineada manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Atrofia Retinal Progresiva (ARP): Un trastorno ocular degenerativo. La ceguera causada por el ARP es un proceso lento que resulta de la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. El ARP se detecta años antes de que el perro muestre signos de ceguera. Los criadores de renombre hacen certificar anualmente los ojos de sus perros por un oftalmólogo veterinario.
  • Derivación portosistémica: Es un flujo anormal de sangre entre el hígado y el cuerpo. Eso es un problema, porque el hígado es responsable de desintoxicar el cuerpo, metabolizar los nutrientes y eliminar los medicamentos. Los signos pueden incluir, entre otros, anomalías neuroconductuales, falta de apetito, hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre), problemas gastrointestinales intermitentes, problemas del tracto urinario, intolerancia a los medicamentos y retraso en el crecimiento. Los signos generalmente aparecen antes de los dos años de edad. La cirugía correctiva puede ser útil en el manejo a largo plazo, al igual que una dieta especial.
  • Hipoglucemia: Al igual que muchos perros toy y de razas pequeñas, los Yorkies pueden sufrir hipoglucemia cuando están estresados, especialmente cuando son cachorros. La hipoglucemia es causada por un nivel bajo de azúcar en la sangre. Algunos de los signos pueden incluir debilidad, confusión, marcha inestable y episodios similares a convulsiones. Si tu perro es susceptible a esto, habla con tu veterinario sobre las opciones de prevención y tratamiento.
  • Tráquea colapsada: La tráquea, que lleva aire a los pulmones, tiende a colapsar fácilmente. El signo más común de una tráquea colapsada es una tos crónica, seca y áspera que muchos describen como similar a una “bocina de ganso”. La tráquea colapsada puede ser tratada médica o quirúrgicamente.
  • Estornudos inversos: Esta afección algunas veces se confunde con un colapso de la tráquea. Esta es una afección mucho menos grave y dura sólo unos pocos minutos. Los estornudos inversos se producen principalmente cuando el perro está excitado o intenta comer o beber demasiado rápido. También puede ocurrir cuando hay polen u otros irritantes en el aire. Las secreciones de la nariz del perro caen en su paladar blando, causando que se cierre sobre la tráquea en una reacción automática. Esto puede ser muy aterrador para el Yorkie, pero tan pronto como se calme, el estornudo inverso se detiene. Acaricia suavemente su garganta para ayudarlo a relajarse.
    También pueden ocurrir infecciones en los ojos, dientes y problemas en las encías.

Ejercicio




El Yorkshire Terrier no es una raza de perro que necesite mucho ejercicio diario. Con sacarlo a dar un paseo por el parque o la plaza al lado de casa será más que suficiente.

Hay quien incluso considera suficiente cansarlo en el jardín de casa tirándole una pelota para que vaya a por ella y la traiga. Después de eso, seguramente habrá satisfecho toda necesidad de moverse.

Consejos sobre el Yorkshire Terrier

  • Los Yorkshire Terriers son conocidos por ser difíciles de entrenar.
  • A los Yorkshire Terriers no les gusta el frío y son propensos a los escalofríos, especialmente si están mojados o en áreas húmedas.
  • Debido a su pequeño tamaño, estructura delicada y personalidad terrier, los Yorkshire Terrier generalmente no se recomiendan para hogares con niños pequeños.
  • Algunos Yorkshire Terriers pueden ser “gritones”, ladrando a cada sonido que escuchan.
  • La capacitación temprana y consistente puede ayudar. Si no te sientes calificado para proporcionar este entrenamiento, consulta a un entrenador de perros profesional.
  • Los Yorkshire Terriers pueden tener un sistema digestivo delicado y pueden ser selectivos a la hora de comer. Los problemas de alimentación pueden ocurrir si tu Yorkshire también tiene problemas con los dientes o las encías. Si tu Yorkie muestra molestias al comer o después de comer, llévalo al veterinario para un chequeo.
  • Los Yorkshire Terriers piensan que son perros grandes y tratarán de pelear con un perro grande si se les permite. Asegúrate de mantener a tu Yorkie bajo control. Aún mejor, trate de socializar a su Yorkie a una edad temprana llevándolo a clases de obediencia.
  • Cuando tu cachorro tenga unos cinco meses, revisa sus dientes con frecuencia. Si notas que un diente adulto está tratando de salir pero el diente de leche todavía está ahí, llévalo a tu veterinario. La retención de los dientes de leche puede hacer que los dientes de adulto salgan de forma irregular, lo que puede contribuir a la formación de caries en años posteriores.



Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.