1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Pug – Carlino – Doguillo

Perro pequeño de raza Pug Carlino doguillo bulldog holandés

Sobre el Pug

Los Pugs o Carlinos, a menudo se describen como mucho perro concentrado en un espacio pequeño. Estos perros robustos y compactos son parte del grupo toy (juguetes) del American Kennel Club, y son conocidos como los payasos del mundo canino porque tienen un gran sentido del humor y les gusta presumir. Originalmente criado para ser un perro faldero, el Pug se alimenta de la compañía humana.




La cara cómica del Pug, con arrugas profundas alrededor de ojos grandes y oscuros y una cara plana y redonda, no puede evitar hacerte sonreír. Se cree que el nombre del Pug proviene de la palabra latina “puño” porque su cara se asemeja a un puño humano.

Los carlinos son payasos de corazón, pero se portan con dignidad. Los pugs son perros juguetones, listos y capaces para el juego, pero también son amantes y deben estar cerca de sus humanos. A los carlinos les encanta ser el centro de atención, y se marean si son ignorados.

Los carlinos son cuadrados y gruesos, por lo general no pesan más de 9 kilos. Sus cabezas son grandes y redondas, con ojos grandes y redondos. Tienen arrugas profundas y claras en la cara. Cuenta la leyenda que los chinos, que dominaban la cría de este perro, apreciaban estas arrugas porque se asemejaban a los símbolos de la buena suerte en su lengua. Especialmente apreciados eran los perros con arrugas que parecían formar las letras de la palabra “príncipe” en chino.




Los lunares en las mejillas de un Pug se llaman “lugares de belleza”. Su hocico o máscara es de color negro, con una “marca de pulgar” claramente definida en la frente y un trazo negro en el centro de la espalda. Sus orejas son suaves, negras y aterciopeladas. Tiene un característico maxilar inferior (los dientes inferiores se extienden ligeramente más allá de los superiores) y una cola muy rizada.

En cuanto a la personalidad, los Pugs son felices y cariñosos, leales y encantadores, juguetones y traviesos. Son muy inteligentes, sin embargo, pueden ser voluntariosos, lo que hace que el entrenamiento sea un reto.

Perro pequeño de raza pug carlino doguillo bulldog holandés

Aunque los pug pueden ser buenos perros guardianes, no están inclinados a ser “chillones”, algo que tus vecinos apreciarán. Si están entrenados y bien socializados, se llevan bien con otros animales y niños. Debido a que son una raza pequeña y tranquila y son relativamente inactivos cuando están en interiores, son una buena opción para los habitantes de los apartamentos. Debido a la forma plana de la cara del carlino, no le vienen bien los climas extremadamente calurosos o fríos, y debe mantenerse en interiores.

Los carlinos tienen un pelo corto y doble, y son conocidos por desprender pelo profusamente. Si vives con un Pug, es una buena idea invertir en una aspiradora de calidad!

Historia del Pug




Los carlinos se originaron en China, y datan de la dinastía Han (A.C. 206 a A.D. 200). Algunos historiadores creen que están relacionados con el Mastín Tibetano. Eran apreciados por los emperadores de China y vivían en lujosos alojamientos, a veces incluso custodiados por soldados.

Los pug son uno de los tres tipos de perros de nariz corta que se sabe que han sido criados por los chinos: el perro león, el pekinés y el lo-sze, que era el antiguo Pug. Algunos piensan que los famosos “Foo Dogs” de China son representaciones del antiguo Pug. Se ha encontrado evidencia de perros parecidos a los Pug en el antiguo Tíbet y Japón.

A finales de 1500 y principios de 1600, China comenzó a comerciar con países europeos. Según se informa, los primeros carlinos traídos a Europa vinieron con los comerciantes holandeses, que llamaron a la raza Mopshond, un nombre que todavía se utiliza hoy en día.




Los pugs se convirtieron rápidamente en los favoritos de las familias reales de toda Europa, e incluso jugaron un papel en la historia de muchas de estas familias. En Holanda, el Pug se convirtió en el perro oficial de la Casa de Orange después de que, según se informa, un Carlino salvó la vida de Guillermo, Príncipe de Orange, advirtiéndole de que los españoles se acercaban en 1572. Cuando Guillermo de Orange (más tarde llamado Guillermo III) fue a Inglaterra en 1688 con su esposa, María II, para tomar el trono de Jaime II, trajeron consigo a sus Carlinos.

Se sabe que los carlinos negros existían en el siglo XVIII porque el famoso artista, William Hogarth, era un entusiasta de los carlinos. Retrató a un carlino negro y a muchos otros en sus famosas pinturas. En 1785, Goya también retrató a Pugs en sus pinturas.

A medida que la popularidad del Pug se extendía por toda Europa, a menudo se le conocían nombres diferentes en diferentes países. En Francia se llamaba Carlin; en España Carlino o Doguillo; en Alemania Mopas; y en Italia, Caganlino.

perro carlino pequeño de raza pug doguillo bulldog holandés

María Antonieta tuvo un doguillo llamado Mopas antes de casarse con Luis XVI a la edad de 15 años. Otra famosa francesa, Josephine Bonaparte, tenía un doguillo llamado Fortune. Antes de casarse con Napoleón Bonaparte, estuvo recluida en la cárcel de Les Carmes. Como su amado Pug era el único “visitante” que se le permitía, ocultaba mensajes en su collar para llevárselos a su familia.

A principios de 1800, los Pugs fueron estandarizados como una raza con dos líneas que se convirtieron en dominantes en Inglaterra. Una de ellas se llamaba la línea Morrison y, según se informa, se fundó sobre los perros reales de la reina Carlota, esposa de Jorge III. La otra línea fue desarrollada por Lord y Lady Willoughby d’Eresby, y fue fundada sobre perros importados de Rusia o Hungría.




Los carlinos se expusieron por primera vez en Inglaterra en 1861. El studbook comenzó en 1871 con 66 Pugs en el primer volumen.

Mientras tanto, en China, los Pugs continuaban siendo criados por las familias reales. Cuando los británicos invadieron el Palacio Imperial Chino en 1860, descubrieron varios Pugs, y trajeron algunos de los perritos de vuelta a Inglaterra con ellos.

Dos Pugs llamados Cordero y Musgo fueron llevados a Inglaterra. Estas dos líneas chinas “puras” fueron criadas y producidas por Click. Era un perro sobresaliente y fue criado muchas veces con perros de las líneas Willoughby y Morrison. Click tiene el mérito de haber hecho de los Pugs una mejor raza en general y de haber dado forma al Pug moderno tal y como lo conocemos hoy en día.

Los carlinos se volvieron muy populares durante la época victoriana y aparecieron en muchas pinturas, postales y figuras de la época. A menudo, se les representaba usando anchos collares decorativos o grandes lazos alrededor de sus cuellos cortos y gruesos.

La reina Victoria tuvo muchos Pugs, y también los crió. La reina prefería los carlinos de albaricoque, mientras que otro aficionado a los carlinos, Lady Brassey, puso de moda a los carlinos negros después de haberlos traído de China en 1886.

Los carlinos fueron introducidos en los Estados Unidos, y la raza fue reconocida por el American Kennel Club en 1885. Al principio, los Pugs eran muy populares, pero a principios de siglo, el interés por la raza disminuyó. Unos pocos criadores dedicados mantuvieron la cría y, después de algunos años, la raza recuperó su popularidad. Fundado en 1931, el Pug Dog Club of America también fue reconocido por el AKC ese año.

Características del Pug




Los doguillos pesan entre 6 a 8 kilos (machos y hembras). Generalmente, miden de 25 a 35 centímetros de alto en el hombro.

A pesar de que los pelajes son cortos, los Pugs son una raza de doble capa. Los carlinos son típicamente de color leonado o negro. El color leonado puede tener diferentes tonalidades, como albaricoque o plata, y todos los Pugs tienen un hocico corto, plano y negro.

El pelaje es corto y suave, pero no te dejes engañar. Los carlinos se despojan del pelo como locos, especialmente en verano. La sabia dueña de un Pug acepta esto, y adapta su vestimenta de acuerdo a ello, usando ropa de colores claros que esconde mejor el pelo.

Después de esto, cepillarlo y bañarlo regularmente ayuda a mantener el pelaje en buenas condiciones y a reducir al mínimo la pérdida de pelo. Un baño mensual es suficiente, aunque algunos propietarios bañan a sus Pugs con más frecuencia. El pequeño tamaño del Pug es práctico: puedes dejarlo caer en la bañera o en el fregadero para bañarlo.

Recortarle las uñas regularmente es esencial, ya que estos perros domésticos no suelen desgastar sus uñas al aire libre como lo hacen las razas activas. También es una buena idea limpiar las orejas del carlino cada pocas semanas.




Lo que requiere especial atención son las arrugas faciales del Pug. Estos pliegues son focos de infección si se permite que se humedezcan o ensucien. Las arrugas deben secarse a fondo después de bañarse. Algunos dueños simplemente usan una bola de algodón seca; otros usan toallitas comerciales para limpiar los pliegues.

Además, los ojos saltones del carlino necesitan especial atención. Debido a que sobresalen, los ojos son vulnerables a lesiones e irritación por jabones y productos químicos.

Como muchas razas pequeñas, el Pug puede ser susceptible a enfermedad en las encías. Cepillarle los dientes regularmente con un cepillo de dientes pequeño y suave y pasta dental para perros ayuda a prevenir esto.

Empieza a acostumbrar a tu Pug a que lo cepillen y lo examinen cuando es un cachorro. Revisa sus patas con frecuencia ya que los perros son susceptibles a sus pies y mira dentro de su boca.

A medida que lo aseas, revisa si hay llagas, sarpullidos o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, la nariz, la boca, los ojos y los pies. Los ojos deben ser claros, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal te ayudará a detectar posibles problemas de salud a tiempo.

No esperes que un Pug cace o vigile. Los carlinos fueron criados para ser compañeros, y eso es exactamente lo que mejor saben hacer. El doguillo ansía afecto -y tu regazo- y es muy infeliz si su devoción no es recíproca.

perro de raza pequeña raza pug raza carlino doguillo bulldog holandés

Tiende a ser un perro sedentario, contento de sentarse en tu regazo mientras lees un libro o ves una película. Esto no significa que el Pug sea un trapo que esté todo el día tirado. Au contraire. Es un perro juguetón y cómico que disfruta viviéndote, y deleita a su dueño con payasadas tontas.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, incluyendo la herencia, el entrenamiento y la socialización. Los cachorros con buenos temperamentos son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a la gente y ser abrazados por ella.

Como todo perro, el Pug necesita una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando es joven. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro Pug crezca y se convierta en un perro completo.

Inscribirlo en una guardería para cachorros es un buen comienzo. Invitar a visitantes regularmente, y llevarlo a parques concurridos, tiendas que permiten perros, y a pasear tranquilamente para conocer vecinos también te ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Cuidados del Pug




Aunque juguetón y bullicioso, el Pug es un compañero de bajo mantenimiento, lo que lo hace ideal para personas mayores. Debido a que son una raza pequeña, tranquila y son relativamente inactivos cuando están en interiores, son una buena opción para los habitantes de apartamentos también.

Su compacto tamaño esconde una gran cantidad de energía, así que puedes esperar ser entretenido con algunas payasadas tontas si tu Pug no camina o no tienes tiempo para jugar. Sin embargo, son sensibles al calor y la humedad, así que si vives en un ambiente cálido o húmedo, asegúrate de que tu Pug no pasa mucho tiempo al aire libre.

Los que tienen el sueño ligero también pueden querer invertir en un par de tapones para los oídos: los carlinos son propensos a roncar.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: 1/2 a 1 taza de comida seca de alta calidad al día, dividida en dos comidas.

La cantidad de alimento que consuma tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. No hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro de sofá.

Mientras que el primer amor del Pug es la atención humana, su segundo amor es la comida. A estos perros les encanta comer, comer, comer. Esto, combinado con su pequeña estatura, los pone en riesgo de obesidad. Como dueño de un Pug, debes mostrar gran moderación. No lo consientas con comida. Aliméntalo con porciones apropiadas, limita las golosinas y fomenta el ejercicio.

Salud del Pug




Los carlinos son generalmente sanos, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Pugs contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si está considerando esta raza.

  • Dermatitis por Cheyletiella: Esta es una condición de la piel que es causada por un pequeño ácaro. Si ves caspa abundante, especialmente en la parte media de la espalda, ponte en contacto con tu veterinario. Los ácaros que causan esta afección son contagiosos, lo que significa que todas las mascotas en el hogar necesitan tratamiento.
  • Encefalitis del perro Pug: Es una enfermedad cerebral inflamatoria mortal que es exclusiva de los Pugs. Los investigadores médicos no saben por qué los Pugs desarrollan esta condición; no hay manera de probarla o tratarla. El diagnóstico sólo puede hacerse examinando el tejido cerebral del perro después de su muerte. Por lo general, la encefalitis del pug afecta a los perros jóvenes, causándolos convulsiones, círculos, ceguera, y luego caen en coma y mueren. Esto puede suceder en unos pocos días o semanas. Dado que esta afección parece tener un componente genético, el Pug Dog Club of America, junto con la American Kennel Club Canine Health Foundation, está patrocinando proyectos de investigación para tratar de aprender más sobre esta devastadora enfermedad.
  • Epilepsia: La Encefalitis del Pug no es lo único que puede hacer que los doguillos tengan convulsiones. Son propensos a una condición llamada epilepsia idiopática: convulsiones sin razón conocida. Si tu Pug tiene convulsiones, llévalo al veterinario para determinar qué tratamiento es apropiado.
  • Degeneración nerviosa: Los Pugs más viejos que arrastran su trasero, se tambalean, tienen problemas para saltar hacia arriba o hacia abajo, o se vuelven incontinentes pueden estar sufriendo de degeneración nerviosa. Los carlinos afectados con esta afección no parecen tener dolor y la afección generalmente avanza lentamente. Los investigadores no están seguros de por qué ocurre. Debido a que sus patas delanteras a menudo se mantienen fuertes, algunos propietarios compran carros para ayudar a sus Pugs a moverse, y el veterinario podría recetar medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas.
  • Úlceras Corneales: Debido a que sus ojos son tan grandes y prominentes, los ojos del Pug pueden lesionarse fácilmente o desarrollar úlceras en la córnea (la parte transparente del ojo). Si tu Pug entrecierra los ojos o los ojos se ven rojos y lloran excesivamente, contacta a tu veterinario inmediatamente. Las úlceras corneales por lo general responden bien a la medicación, pero si no se tratan, pueden causar ceguera o incluso la ruptura del ojo.
  • Ojo Seco: La queratoconjuntivitis sicca y la queratoconjuntivitis pigmentaria son dos condiciones que se observan en los Pugs. Pueden ocurrir al mismo tiempo o individualmente. El ojo seco es causado cuando los ojos no producen suficientes lágrimas para permanecer húmedos. Tu veterinario puede realizar pruebas para determinar si ésta es la causa, que se puede controlar con medicamentos y cuidados especiales. Es una afección que causa manchas negras en la córnea, especialmente en la esquina cerca de la nariz. Si el pigmento cubre el ojo, puede causar ceguera. El veterinario puede recetar medicamentos que ayudarán a mantener los ojos húmedos y a disolver el pigmento. Ambas afecciones oculares requieren terapia y cuidados de por vida.
  • Problemas oculares: Debido a que sus ojos grandes sobresalen, los Pugs son propensos a una variedad de problemas oculares, incluyendo proptosis (el globo ocular se desplaza de la cuenca del ojo y las abrazaderas del párpado detrás de él); distichiasis (un crecimiento anormal de las pestañas en el margen del ojo, resultando en las pestañas rozando contra el ojo); Atrofia retiniana progresiva (una enfermedad degenerativa de las células visuales de la retina que conduce a la ceguera); y entropión (el párpado, generalmente el párpado inferior, se enrolla hacia adentro, haciendo que el vello del párpado roce el ojo y lo irrite).



  • Alergias: Algunos Pugs sufren de una variedad de alergias, que van desde el contacto hasta las alergias a los alimentos. Si tu doguillo se lame las patas o se frota mucho la cara, sospecha de alergia y haz que tu veterinario lo revise.
  • Demodectic Mange: También llamada demodicosis, todos los perros llevan un pequeño pasajero llamado ácaro demodex. La perra madre pasa este ácaro a sus cachorros en sus primeros días de vida. El ácaro no puede transmitirse a los humanos ni a otros perros; sólo la madre transmite los ácaros a sus cachorros. Los ácaros Demodex viven en los folículos pilosos y generalmente no causan ningún problema. Sin embargo, si tu Pug tiene un sistema inmunológico debilitado o comprometido, puede desarrollar sarna demodéctica. La sarna demodéctica puede ser localizada o generalizada. En la forma localizada, aparecen manchas rojas, escamosas, con pérdida de cabello en la cabeza, el cuello y las patas delanteras. Se considera una enfermedad de los cachorros y a menudo desaparece por sí sola. Aún así, deberías llevar a tu perro al veterinario porque puede convertirse en la forma generalizada de sarna demodéctica. La sarna demodéctica generalizada cubre todo el cuerpo y afecta a los cachorros mayores y a los perros adultos jóvenes. El perro desarrolla parches en la piel, puntos de calvicie e infecciones cutáneas en todo el cuerpo. La Academia Americana de Dermatología Veterinaria (American Academy of Veterinary Dermatology) recomienda esterilizar a todos los perros que desarrollan sarna demodéctica generalizada porque existe un vínculo genético.
  • Infección por estafilococo: Las bacterias estafilocócicas se encuentran comúnmente en la piel, pero algunos perros desarrollan espinillas y folículos pilosos infectados si sus sistemas inmunitarios están estresados. Las lesiones pueden parecer ronchas donde hay vello; en áreas sin vello, las lesiones pueden parecer tiña. Debes ponerse en contacto con tu veterinario para recibir el tratamiento adecuado.
  • Infección de la levadura: Si tu Pug huele mal, pica y tiene la piel ennegrecida y engrosada, es posible que tenga una infección por levaduras. Comúnmente afecta las axilas, los pies, la ingle, el cuello y el interior de los oídos. Tu veterinario puede recetarte medicamentos para aclarar este problema.
  • Hemivértebras: Las razas de nariz corta, como los Pugs, Bulldogs y Bulldogs franceses, pueden tener vértebras deformadas. A veces, sólo unas pocas vértebras se ven afectadas y el perro es capaz de llevar una vida normal. Otros se tambalean y muestran una marcha descoordinada y débil entre los 4 y 6 meses de edad. Algunos perros empeoran progresivamente e incluso pueden quedar paralizados. Se desconoce la causa de la afección. La cirugía puede ayudar.
  • Displasia de cadera: Esta enfermedad afecta tanto a razas pequeñas como a razas grandes, incluidos los Pugs. Se cree que muchos factores, incluyendo la genética, el medio ambiente y la dieta, contribuyen a esta deformidad de la articulación de la cadera. Los carlinos afectados suelen ser capaces de llevar una vida normal y saludable con la atención veterinaria adecuada.
  • Enfermedad de Legg-Perthes: Esta es otra enfermedad que involucra la articulación de la cadera. Muchas razas toy son propensas a esta condición. Cuando tu Pug tiene Legg-Perthes, el suministro de sangre a la cabeza del fémur (el gran hueso trasero de la pierna) disminuye, y la cabeza del fémur que se conecta a la pelvis comienza a desintegrarse. Por lo general, los primeros signos de Legg-Perthes, cojera y atrofia del músculo de la pierna, se producen cuando los cachorros tienen entre 4 y 6 meses de edad. La afección se puede corregir con cirugía para cortar el fémur enfermo de manera que ya no esté adherido a la pelvis. El tejido cicatrizal que resulta de la cirugía crea una falsa articulación y el cachorro generalmente no siente dolor.
  • Luxación rotuliana: La rótula es la rodilla. Luxación significa dislocación de una parte anatómica (como un hueso en una articulación). La luxación rotuliana es cuando la articulación de la rodilla (a menudo de una pata trasera) se desliza dentro y fuera de su lugar, causando dolor. Esto puede ser paralizante, pero muchos perros llevan vidas relativamente normales con esta afección.
  • Sensibilidad a la vacunación: Hay informes de Carlinos que sufren de sensibilidad a las vacunas de rutina. Por lo general, los síntomas incluyen urticaria, hinchazón facial, dolor y letargo. Un perro sensible a las vacunas puede desarrollar complicaciones o morir, aunque esto es poco frecuente. Vigila cuidadosamente a tu Pug durante unas horas después de vacunarlo y llama al veterinario si notas algo inusual.

Ejercicio




Los carlinos no requieren una gran cantidad de ejercicio, pero necesitan más de lo que piensas y debe ser parte de la rutina diaria regular. Debes intentar darle a un Pug adulto dos caminatas de 20 minutos al día.

Los doguillos disfrutan de su ejercicio, pero hay que tener cuidado de que tu perro no se sobrecaliente en climas cálidos y que vaya a acostarse al sol durante largos períodos también.

En climas cálidos, debes ajustar las horas de sus caminatas para que el perro no se ejercite con el calor. Camina con él un poco más temprano por la mañana y más tarde por la noche.

A muchos carlinos no les gustan las condiciones de lluvia y humedad, e incluso pueden negarse a salir al exterior.

Para el invierno, invierte en un abrigo cálido e impermeable para tu perro (hay muchos diseños entre los que elegir), lo que puede convencerlo de que deje la comodidad de su casa para dar un paseo rápido. Es mejor evitar un clima realmente áspero y ventoso – puede hacer estragos con los ojos de un Pug.

Si está muy húmedo, frío o racheado, lleva a tu Pug a un área protegida para que haga sus cosas (y quédate con él/ella en todo momento) y luego llévalo de vuelta a casa si no quiere quedarse afuera. En lugar de eso, jugad a algunos juegos de interior juntos para que no se vuelva vago.

Vigila siempre de cerca a tu Pug durante las caminatas para asegurarte de que respira con facilidad y no se sobrecalienta. Los carlinos rara vez se dan por vencidos en una caminata – y luchan por estar a la altura con sus queridos dueños. Acostúmbralos a caminatas más largas gradualmente, aumentando su resistencia como si estuviera entrenando. Puedes comprar botellas de agua de viaje. Son verdaderamente útiles.

Consejos sobre el Pug

  • Los doguillos pueden ser tercos y difíciles de domar.
  • Los carlinos no pueden tolerar el calor y la humedad altos debido a un hocico corto (el aire se enfría cuando pasa a través de las narices de los perros con hocicos más largos antes de entrar en los pulmones). Cuando tu Pug esté al aire libre, vigílalo atentamente para detectar signos de sobrecalentamiento. Los pugs son definitivamente perros domésticos y no deben ser dejados al aire libre.
  • A pesar de sus abrigos cortos, los Pugs se despojan de mucho pelo.
  • Los carlinos sibilan, resoplan y roncan, en voz alta.
  • Debido a que sus ojos son tan prominentes, los Pugs son propensos a lesiones oculares.
  • Los carlinos son comedores codiciosos y comerán en exceso si se les da la oportunidad. Debido a que aumentan de peso con facilidad, pueden volverse obesos rápidamente si no se controla cuidadosamente la ingesta de alimentos.
  • Los carlinos necesitan un compañero humano constante. Si tienes un doguillo, espera que te siga por toda la casa, se siente en tu regazo y quiera dormir contigo en la cama.



Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.