1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Pekinés

Perro de raza Pekinés

Sobre el Pekinés




Los pekineses fueron perros criados durante siglos para ser los queridos compañeros de la familia imperial de China. Hoy en día siguen siendo apreciados compañeros de la familia y son perros de exhibición que saludan a todos los que se encuentran con mucha dignidad y gracia.

No es de extrañar que el Pekinés tenga una actitud en la que se crea importante, dada su historia como favorito imperialista. Fue tenido en gran estima en la corte imperial de China, y aún lo sabe hoy en día. Un Pekinés te saludará con dignidad y orgullo. Es consciente de que sus antepasados fueron compañeros de la realeza y sigue exigiendo el respeto que tal posición conlleva hoy en día. Con sus suaves ojos marrones y redondos, la melena de pelo liso y la cola cargados jactanciosamente sobre su espalda, se pavonea por la vida con plena conciencia de quién es y de la importancia que tiene para las personas que viven con él.




Los pequineses son muy inteligentes, pero esa inteligencia se ve contrarrestada por una mente independiente y una racha de terquedad muy amplia. Entrenarlos es un reto. Se consideran a sí mismos a cargo de cualquier situación por lo que debes persuadirlos de que estás a cargo y que tienen que hacer lo que tú les digas. Los pequinés no responden bien al entrenamiento duro o a la disciplina y puede hacer que se vuelvan defensivos y posiblemente muerdan.

Los pequinés son muy cariñosos y afectuosos con su familia pero distantes, casi desconfiados, de los extraños. Esa característica los hace excelentes perros guardianes; les gusta ladrar cuando se acercan extraños. Algunos pequineses tienden a ladrar demasiado, así que es una buena idea enseñarles desde el principio cuándo parar. Son valientes, a veces hasta el punto de ser insensatos, y los defenderán hasta la muerte si es necesario.

Mientras que los niños siempre se sienten intrigados por los perros pequeños, un Pekinés no es una buena opción para las familias con niños pequeños que pueden tratarlo bruscamente sin quererlo. El Pekinés no tolerará ser agarrado o empujado y no dudará en defenderse. Supervisar siempre cualquier interacción entre un Pekinés y un niño de cualquier edad.

Un pekinés no siempre se lleva bien con otros perros. Prefieren la compañía de otros pequineses, y pueden tardar mucho tiempo en acostumbrarse a otros animales domésticos. Con una socialización apropiada – exposición temprana a muchas personas diferentes, otros animales, vistas, sonidos y experiencias – sin embargo, pueden convertirse en mejores amigos con otros perros y gatos e incluirlos en su grupo real. Sin embargo, hasta que esté seguro de que todos se llevan bien, supervise cualquier juego activo. Los ojos redondos y protuberantes del pekinés se lesionan fácilmente con el golpe de una pata o garra.

Si estás buscando un amigo devoto y cariñoso que te trate con respeto y dignidad y esperas el mismo trato, entonces el Pekinés puede ser una raza a considerar. Necesitan a alguien que entienda sus necesidades únicas y que esté dispuesto a hacer espacio para una verdadera personalidad individual en sus vidas. El Pekinés te devolverá su cuidado con todo el amor y afecto que un corazón verdaderamente grande en un perro pequeño puede ofrecer.

Historia del Pekinés




Según la leyenda china, un león se enamoró una vez de un tití, una especie de mono. Para casar su amor, el león suplicó a Buda que lo redujera en tamaño pero que conservara su gran corazón y carácter de león. Buda consintió, y de la unión de los dos descendió los perros de Fu Lin, los perros león de China.

Quizás no es así como nació el Pekinés, pero es una buena historia. La raza es ciertamente antigua, con pruebas de ADN que la confirman como una de las razas de perros más antiguas. Se cree que el Pekinés existe en China desde hace 2.000 años. Llamados así por la capital de Pekín (ahora Beijing), eran compañeros de nobles, príncipes y miembros de la familia imperial. Los plebeyos se inclinaron ante ellos, tratamiento que todavía esperan hoy en día.




El Pekinés estaba muy vigilado y nunca se le permitió salir del palacio y mucho menos del país, pero llamó la atención del mundo occidental como resultado de la Guerra del Opio en 1860. Cuando las tropas británicas entraron en el palacio imperial tras invadir Pekín, uno de sus hallazgos fue el descubrimiento de cinco perros Pekinés que custodiaban el cuerpo de su amante, que se habían suicidado en lugar de ser capturados. Los perros se convirtieron en premios de guerra y fueron llevados a Inglaterra donde dos fueron entregados a la duquesa de Wellington, dos al duque y la duquesa de Richmond y Gordon, y uno a la reina Victoria, que lo llamó “Looty”.

En la década de 1890, más Pekineses se sacaban de contrabando de China. Un perro llamado Pekin Peter fue, según se informa, el primer Pekinés que se exhibió en una exposición canina británica, en 1894. La raza de la época se conocía como Pug chino y Pekinés Spaniel. En 1904 se fundó un club del Pekinés.

Naturalmente, la popularidad de los Pekineses se extendió a través del Atlántico hasta Estados Unidos. El primer Pekinés registrado por el American Kennel Club fue Rascal, en 1906, y el Pekinés Club of America se formó en 1909. Hoy en día, la raza ocupa el puesto 49 entre las 155 razas y variedades registradas por el AKC.

Características del Pekinés

El Pekinés es pesado para su tamaño, con un cuerpo robusto y musculoso. Mide de 15 a 23 centímetros de alto en el hombro y pesa de 15 a 32 kilos. En la China imperial, a los pekineses que pesaban menos de 13 kilos se les llamaba “perros de manga” y llevaban puestas las mangas de las túnicas que llevaban los miembros de la corte imperial.

El Pekinés lleva un abrigo largo, tosco y recto, alejado del cuerpo como un halo peludo. Debajo de la capa final hay un subpelo grueso y suave. Fiel a su descripción como perro león, el Pekinés tiene una melena notable en la zona del cuello y de los hombros, con el pelaje un poco más corto en el resto del cuerpo. Si bien debe ser largo y profuso, el pelaje no debe oscurecer la forma del cuerpo. El pelaje largo se encuentra en la parte posterior de las piernas y en los dedos de los pies, con un flequillo más largo en las orejas y la cola.




El pelaje del Pekinés puede ser de cualquier color o tener cualquier marca, incluyendo negro y bronceado, cervatillo o atigrado rojo, y particolor, que es blanco con otro color. Puede que tenga o no una máscara negra. Los Pekinés blancos sólidos fueron muy apreciados por los chinos y siguen siendo populares hoy en día. Independientemente del color del pelaje, la piel expuesta del hocico, la nariz, los labios y los bordes de los ojos es negra.

A menos que le estés exhibiendo, puedes cepillar su pelaje semanalmente con un cepillo de cerdas pequeñas, un cepillo de curry o un peine de pelar. Antes de cepillar, humedecer ligeramente el pelaje con agua para evitar que el pelo se rompa. Cepíllale hasta la piel; si sólo pasas por encima del pelaje, no podrás sacar el cabello muerto que forma esteras y enredos. Continúa rociando el cabello mientras cepillas cada área del cuerpo. Usa un peine metálico en la pluma y flecos en las patas, orejas y cola. Estas áreas se enredan fácilmente, así que peínalas diariamente.

Precio: EUR 8,43
Precio recomendado: EUR 8,71

Limpia el rostro y alrededor de los ojos diariamente con una bola de algodón húmedo para prevenir problemas con los pliegues de la piel en el área. Mantén los pliegues de la piel limpios y secos para prevenir infecciones. Cada vez que se moje el Pekinés, seca bien la piel hasta que no quede humedad.

Baña tu Pekinés una o dos veces al mes, según sea necesario. Usa un champú hecho para perros para que no se seque su abrigo. También puede sacudirse con un champú seco para perros y cepillarlo.

Recorta el pelo de los pies para evitar que se formen alfombras y que objetos extraños se enreden allí. Recorta las uñas con regularidad, generalmente cada dos o tres semanas. Si puedes oírlos hacer clic en el suelo, es que tiene las uñas demasiado largas. Enseñar a tu cachorro Pekinés a aceptar que le cepillen los dientes al menos una vez a la semana (diariamente es mejor) puede ayudar a prevenir enfermedades dentales más adelante en la vida, un problema común en perros pequeños.




Puede que parezca un poco confuso, pero el Pekinés es un personaje más duro y valiente de lo que parece. La dignidad real de Pekinés, su importancia personal, su confianza y su veta obstinada se unen en un perro vivaz, afectuoso y bondadoso que te respetará si lo respetas. Es leal y protector de su gente, ladrando en advertencia cuando aparecen extraños. Entrégate a él con una consistencia firme y amable, usando refuerzos positivos como recompensas de comida y elogios. Siempre tendrás éxito si consigues persuadir al Pekinés de que hacer algo es idea suya, no tuya.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, incluyendo la herencia, el entrenamiento y la socialización. Los cachorros con temperamentos agradables son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a la gente y ser sostenidos por ellos.

Cuidados del Pekinés




Los Pekinés son buenos perros de apartamento, y por supuesto que serán igualmente felices en una mansión. Les encanta correr y juguetear, pero necesitan un área vallada porque explorarán y tal vez se alejen. Al Pekinés le gusta ir de paseo y será una excelente compañía de paseos por el barrio. Correrán alrededor de la casa, especialmente con otro Pekinés u otro perro. A pesar de su abrigo pesado, los Pekineses son perros domésticos y no deben vivir al aire libre. Sus narices cortas los hacen sensibles al calor, por lo que necesitan vivir en un ambiente con aire acondicionado.

Los pekineses son obstinados y pueden ser difíciles de entrenar. No responderán en absoluto a las duras correcciones o a los métodos de entrenamiento. Recompénsalos cada vez que hagan algo que te guste, y sé creativo en persuadirlos de que lo que quieres que hagan es su idea y que valgan la pena.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada es entre 1/2 a 1 taza de comida seca de alta calidad al día, dividida en dos comidas.

NOTA: Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día echado.

perro pekinés

Los Pekineses son perros robustos y musculosos que se sienten pesados cuando se les levanta, pero no deben estar gordos. Mantén tu Pekinés en buen estado de forma midiendo su comida y dándole de comer dos veces al día en lugar de dejar la comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba práctica. Coloca las manos sobre su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías ser capaz de sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar fuerte. Si no puedes, necesita menos bombones y más ejercicio.

Salud del Pekinés




Los pekinés son generalmente sanos, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los pekineses contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar consciente de ellas si estás considerando esta raza:

  • Luxación rotuliana: También conocida como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Es causada cuando la rótula, que tiene tres partes – el fémur, la rótula y la tibia – no están debidamente alineadas. Esto causa cojera en la pata o una marcha anormal, algo así como un brinco o un saltito. Es una afección que está presente al nacer aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho después. El roce causado por la luxación rotuliana puede llevar a la artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Existen cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, un luxación ocasional que ocasiona cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Síndrome braquicefálico: El nombre completo de la afección es síndrome de obstrucción braquicefálica de las vías respiratorias (BAOS, por sus siglas en inglés). Esta condición ocurre en aquellas razas que han sido criadas selectivamente para tener un rostro acortado. Estos perros tienen algún problema con la respiración desde el momento en que nacen. Los rasgos exagerados que aparecen con su anatomía incluyen un paladar suave alargado y carnoso, fosas nasales estrechas, cambios en la laringe y una tráquea relativamente pequeña. Los problemas varían según la gravedad de la enfermedad. La mayoría de los perros braquicéfalicos resoplan hasta cierto punto. Algunos no tienen ningún otro problema; otros tienen cada vez más episodios de respiración ruidosa, tos, náuseas, desmayos y colapsos y una disminución de la tolerancia al ejercicio. El sobrecalentamiento es especialmente peligroso para estas razas porque el jadeo causa más inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias, aumentando la ansiedad de los perros. El tratamiento puede incluir evitar que el perro tenga sobrepeso, corticosteroides para el alivio a corto plazo de la inflamación de las vías respiratorias y el acortamiento quirúrgico del paladar blando si es alargado.
  • Cataratas: Una catarata es una opacidad en el cristalino del ojo que causa dificultad para ver. El ojo(s) del perro tendrá una apariencia nublada. Las cataratas generalmente ocurren en la vejez y a veces se pueden extirpar quirúrgicamente para mejorar la visión del perro.
  • Paladar hendido: El paladar es el techo de la boca y separa las cavidades nasal y oral. Se compone de dos partes, dura y blanda. Un paladar hendido tiene una hendidura que se extiende bilateral o unilateralmente y puede variar en tamaño desde un pequeño orificio hasta una hendidura grande. Un paladar hendido puede afectar tanto el paladar duro como el paladar blando por separado y juntos y pueden causar un labio leporino. Los cachorros pueden nacer con paladar hendido, o una lesión puede ocasionar que se presente un paladar hendido. El paladar hendido es bastante común en perros, pero muchos cachorros nacidos con paladar hendido no sobreviven o son sacrificados por el criador. El único tratamiento para el paladar hendido es la cirugía para cerrar el orificio, aunque no todos los perros con paladar hendido requieren la cirugía. Es importante obtener un diagnóstico y una recomendación de tratamiento de su veterinario.
  • Criptorquidia: La criptorquidia es una condición en la que uno o ambos testículos del perro no descienden y es común en perros pequeños. Los testículos deben descender completamente para cuando el cachorro tenga 2 meses de edad. Si se retiene un testículo, generalmente no es funcional y puede volverse canceroso si no se elimina. El tratamiento que se sugiere es esterilizar al perro. Cuando se realiza la esterilización, se hace una pequeña incisión para extirpar el testículo o los testículos no descendidos; el testículo normal, si lo hubiera, se extirpa de manera regular.
  • Distichiasis: Esta condición ocurre cuando una fila adicional de pestañas (conocidas como distichia) crece en la glándula sebácea en el ojo del perro y sobresale a lo largo del borde del párpado. Esto irrita el ojo, y se pueden notar sus ojos australianos entrecerrando los ojos o frotándole los ojos. La destiquiasis se trata quirúrgicamente congelando el exceso de pestañas con nitrógeno líquido y luego se retira. Este tipo de cirugía se llama criodepilación y se realiza bajo anestesia general.
  • Cilia ectópica: Una anormalidad del crecimiento de las pestañas en la que crecen pestañas adicionales a través del párpado hacia el interior. Puede haber uno o más cilios ectópicos presentes. Los signos clínicos de molestia varían según el número de cilios anormales y si son finos o gruesos. Este tipo de anormalidad en las pestañas es particularmente irritante para el ojo y es más probable que cause úlceras corneales. El tratamiento consiste en tratar cualquier úlcera corneal que haya ocurrido con antibióticos y la extirpación quirúrgica del folículo aberrante.
  • Entropión: Este defecto, que generalmente es obvio a los seis meses de edad, hace que el párpado se voltee hacia adentro, irritando o lesionando el globo ocular. Uno o ambos ojos pueden verse afectados. Si tu Pekinés tiene entropión, te darás cuenta de que se frota los ojos. La afección se puede corregir quirúrgicamente si no lo supera en la edad adulta.
  • Dermatitis Doblada: Una infección de la piel causada por los pliegues en la piel en la cual se produce el frotamiento o la humedad queda atrapada. Se encuentra más comúnmente en razas que tienen pliegues en la piel como el Pekinés. Los signos de la dermatitis del pliegue son enrojecimiento, llagas y olor, y el perro puede ser afectado en la cola, cara, labios, pliegues vulvares y cualquier otro pliegue en el cuerpo. El tratamiento para la dermatitis del pliegue varía dependiendo de la zona afectada, pero puede incluir la extirpación quirúrgica de los pliegues o la amputación de la cola en el caso de dermatitis del pliegue de la cola. También puede incluir pomadas antibióticas tópicas. El mejor medio de tratamiento es mantener adecuadamente el abrigo de su perro para prevenir la enfermedad.
  • Hidrocefalia: Ocurre cuando el líquido cefalorraquídeo (LCR) en el cerebro se acumula debido a un defecto congénito, obstrucción o el resultado de un traumatismo perinatal, ejerciendo presión sobre el cerebro. Esto suele ocurrir en perros jóvenes menores de 18 meses y perros mayores de 6 años. Si la hidrocefalia se deja sin tratar, el perro morirá. El tratamiento consiste en un tratamiento médico y una cirugía donde se retira la obstrucción o se inserta una derivación.
  • Queratoconjuntivitis sicca: La queratoconjuntivitis sicca, u ojo seco, se produce cuando los ojos no producen suficientes lágrimas para permanecer húmedos. Su veterinario puede realizar una prueba de lágrimas de Schirmer para diagnosticar el ojo seco, que se puede controlar con medicamentos y cuidados especiales. Esta afección ocular requiere terapia y cuidados de por vida.
  • Enfermedad de la válvula mitral: Este defecto en la válvula mitral del corazón causa un respaldo de sangre en la aurícula izquierda, conocida como regurgitación mitral. Esto hace que el corazón sea menos eficiente al bombear la sangre. Es la enfermedad cardíaca adquirida más común, afectando a más de un tercio de los perros mayores de diez años. Hay varias razas genéticamente predispuestas a adquirir la enfermedad a una edad mucho más temprana, y el Pekinés es una de ellas. Si su veterinario oye un soplo cardíaco, el pekinés debe ser evaluado por un cardiólogo veterinario.
  • Atrofia Retinal Progresiva (ARP): Es un trastorno ocular degenerativo que eventualmente causa ceguera por la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. La ARP es detectable años antes de que el perro muestre signos de ceguera. Afortunadamente, los perros pueden usar sus otros sentidos para compensar la ceguera, y un perro ciego puede vivir una vida plena y feliz. Pero no te acostumbres a mover los muebles. Los criadores de renombre tienen los ojos de sus perros certificados anualmente por un oftalmólogo veterinario y no crían perros con esta enfermedad.
  • Síndrome de queratopatía de exposición: Este síndrome puede ser causado por una serie de factores tales como exoftalmos, que es una protuberancia del globo ocular, macroblefaron, que es una abertura grande del párpado, y lagophthalmos, que es una incapacidad para cerrar completamente el párpado. Estos factores hacen que la córnea esté expuesta, resultando en una incapacidad para parpadear adecuadamente y la evaporación fácil de las lágrimas. El síndrome puede llevar a que se presenten úlceras corneales y una pigmentación de la córnea que puede causar deterioro de la visión. Los signos son generalmente ojos rojos, lágrimas aumentadas y zarpas en los ojos. El tratamiento para el síndrome de queratopatía por exposición es generalmente varias cirugías, pero se han utilizado sustitutos de lágrimas como un tratamiento temporal.
  • Enfermedad de los discos intervertebrales: La médula espinal está rodeada por la columna vertebral, y entre los huesos de la columna vertebral se encuentran los discos intervertebrales que funcionan como amortiguadores y permiten el movimiento normal de las vértebras. Los discos están formados por dos capas, una capa externa fibrosa y otra interna gelatinosa. La enfermedad del disco intervertebral ocurre cuando la gelatina como la capa interna sobresale en el canal espinal y empuja contra la médula espinal. La compresión de la médula espinal puede ser mínima, causando dolor de cuello o espalda, o puede ser severa, causando pérdida de sensibilidad, parálisis y falta de control intestinal o vesical. El daño causado por la compresión espinal puede ser irreversible. El tratamiento se basa en varios factores, incluyendo la ubicación, severidad y duración del tiempo entre la lesión y el tratamiento. El confinamiento del perro puede ser de alguna utilidad, pero a menudo se necesita cirugía para aliviar la presión sobre la médula espinal. La cirugía no siempre es exitosa.

Ejercicio

Aunque haya gente que opines que a un pekinés no le hace falta ejercicio, esto no es del todo cierto. Todos los perros necesitan hacer ejercicio (sobre todo para evitar la obesidad). Recuerda que el pekinés tiene un cuerpo musculoso y robusto.

Aún así, tu perro pekinés será feliz con que le saques a dar diariamente un paseo por el jardín. eso sí, evita que se acerque a zarzas o matorrales, por su pelaje. Y no le pierdas de vista, estos perros pueden llegar a ser muy rápidos cuando quieren.

Consejos sobre el Pekinés

El pekinés es un perro muy orgulloso. No lo agarres y lo empujes, ya que intentará defenderse.
Adiéstralo desde cachorro con métodos positivos, dándole algún premio o comida, pero no le sobrealimentes para que no caiga en la obesidad.
Como todos los perros, los pekineses necesitan una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro pekinés crezca y se convierta en un perro completo y no desarrolle un carácter problemático.
Evita dejarlo a solas con niños, ya que los pequeños de la casa muchas veces no controlan la fuerza y pueden hacer daño al pekinés, y si esto ocurre, el perro se intentará defender.



Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.