1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Bulldog Francés


Foto por Johan Larsson

Sobre el Bulldog francés




El Bulldog francés ha disfrutado de una larga historia como perro de compañía. Creado en Inglaterra para ser un Bulldog en miniatura, acompañó a los encajeros ingleses a Francia, donde adquirió su apodo “francés”. Además de ser un compañero, una vez sirvió como un excelente cazador de ratones, pero hoy su trabajo se centra en ser un fabuloso amigo de la familia y perro de exhibición.

El Bulldog Francés tiene orejas de murciélago y aún así es extrañamente hermoso. El Bulldog Francés tiene un atractivo único. Estéticamente, otras razas son indiscutiblemente más glamorosas y vistosas, pero la belleza está en los ojos del espectador y lo que muchos contemplan en el Bulldog Francés son los atributos que hacen de esta raza uno de los mejores perros de compañía en el mundo de hoy.

El Bulldog Francés es pequeño pero sustancial en la construcción con un cuerpo musculoso. Lleva un abrigo corto y fácil de cuidar que acompaña a su personalidad tranquila. Al francés le gusta jugar, pero también le gusta pasar el tiempo descansando en el sofá.

perro Bulldog FrancesEl amor por el juego y la actitud relajada están en sus sesiones de entrenamiento. Los Bulldogs Franceses son inteligentes, y entrenarlos es fácil siempre y cuando hagas que parezca un juego y lo mantengas divertido. Son pensadores libres y no son una raza ideal para competir en obediencia o agilidad aunque algunos se lo han tomado como un desafío. Este enfoque librepensador también puede llevar a una naturaleza obstinada, y si deciden escarbar en sus talones no hay forma de cambiarlos.

Los Bulldog francés son compañeros cariñosos que prosperan en el contacto humano. Si deseas un perro al aire libre que pueda ser dejado solo por largos períodos de tiempo, el Bulldog Francés no es la raza que estás buscando. Este es un perro que disfruta prodigando amor a sus compañeros humanos siempre que se le pague del mismo modo a cambio. Generalmente se llevan bien con todos, incluyendo a los niños. Sin embargo, pueden ser territoriales y posesivos de su gente, especialmente en presencia de otros perros. La socialización es imprescindible para esta raza, pero con su fácil compañerismo es una tarea agradable.

Con una naturaleza que es a la vez humorística y traviesa, el Bulldog Francés necesita vivir con alguien que sea consistente, firme y paciente con todas las bromas e idiosincrasias que lo hacen frustrante y encantador.




Los Bulldogs Franceses son excelentes guardianes y alertarán a su gente de acercarse a extraños, pero no es su estilo ladrar sin causa. Pueden ser protectores de su hogar y familia y algunos tratarán de defenderlos a ambos con su vida.

El Bulldog Francés no necesita mucho espacio y cumple muy bien en apartamentos o pequeñas viviendas. Un par de caminatas de 15 minutos al día debe evitar que se vuelvan obesos. Mantenlo en un ambiente fresco y confortable. Es susceptible al agotamiento por calor y necesita un ambiente con aire acondicionado. Este no es un perro que pueda quedarse afuera en un día caluroso.

Los Bulldogs Franceses son maravillosos perros de compañía con una naturaleza suave. Si trabajas en casa, estará feliz de estar a tus pies todo el día o seguirte de habitación en habitación. La gente que los ama los describe como pelotas traviesas y no puede imaginar la vida sin ellos. Son una presencia constante, y te amarán con toda la fuerza de sus pequeños cuerpos, demostrando una y otra vez que la belleza está en el interior.

Historia del Bulldog francés




El Bulldog Francés se originó en Inglaterra y fue creado para ser una versión de juguete del Bulldog. La raza era muy popular entre los trabajadores de encaje en la ciudad de Nottingham y cuando muchos trabajadores de encaje emigraron a Francia para mejores oportunidades, trajeron naturalmente sus pequeños bulldogs con ellos.

El Bulldog Francés prosperó en Francia y Europa, y su encanto pronto fue descubierto por los americanos también. Estados Unidos vio su primer Bulldog Francés en la exhibición del Westminster Kennel Club en 1896. La raza fue rápidamente apodada “Frenchie” (francés), y sigue siendo un nombre cariñoso que se usa hoy en día.

Características del Bulldog francés




Generalmente un Bulldog Francés mide entre 27 y 30 centímetros de alto. Los machos pesan de 9 a 12 kilogramos y las hembras de 7 a 10 kilogramos.

El pelo del Bulldog Francés es corto, liso, brillante y fino. La piel está suelta y arrugada, especialmente en la cabeza y los hombros, y tiene una textura suave.

Los Bulldogs Franceses pueden ser de cualquier color excepto negro sólido, hígado (un rojo-marrón sólido con pigmentación marrón en los labios y nariz), gris claro, y negro con blanco o bronceado.

Bulldog frances




Los Bulldogs Franceses son bastante fáciles de cuidar y sólo necesitan un cepillado ocasional para mantener su pelo sano. Empieza a limpiar y cuidar a tu “Frenchie” a una edad temprana para que esta experiencia sea más fácil para ambos. Cuando estés cuidando a tu Buldlog francés en cualquier etapa de la vida, tómate un tiempo para revisar costras, lesiones cutáneas, manchas, piel áspera, escamosa o signos de infecciones. También debes revisar los oídos, ojos y dientes en busca de secreciones o malos olores. Ambos son signos de que puede necesitar ver al veterinario.

Limpia las orejas regularmente con un paño húmedo y caliente y coloca un bastoncillo de algodón alrededor del borde del canal. Nunca metas el hisopo de algodón en el canal auditivo. Si los bordes de las orejas están secos, aplica aceite mineral o de bebé con moderación. El aceite también se puede utilizar en nariz seca.

Los Bulldogs Franceses no se desgastan naturalmente las uñas y necesitarán que se le recorten las uñas regularmente. Esto evita que se las rompa o rasgue, lo que puede ser doloroso para el perro.

Mantén las arrugas faciales limpias y secas para prevenir infecciones bacterianas. Siempre que bañes a tu perro, tómate el tiempo necesario para secar bien la piel entre los pliegues. Baña a tu Bulldog Francés mensualmente o según sea necesario, y usa un champú para perros de alta calidad para mantener los aceites naturales en su piel y abrigo.

Los Bulldogs Franceses son fáciles de preparar, y con un entrenamiento apropiado y experiencias positivas mientras es un cachorro, el cuidado personal puede ser un momento maravilloso para ti y tu Frenchie. Si te sientes incómodo con cualquier aspecto del cuidado personal, como el corte de uñas, lleva a tu perro a un peluquero profesional que entienda las necesidades de los Bulldogs Franceses.

Este es un perro inteligente y cariñoso que quiere y necesita pasar mucho tiempo con su gente. Un librepensador amante de la diversión, el Bulldog Francés se toma bien el entrenamiento cuando se hace de una manera positiva con muchas recompensas de comida, elogios y juego.

Cuidados del Bulldog francés




Los Bulldogs Franceses no necesitan mucho ejercicio. Tienen niveles de energía bastante bajos, aunque hay excepciones a todas las reglas. Sin embargo, para mantener su peso bajo, necesitan ejercicio diario a través de caminatas cortas o momentos de juego en el patio. Muchos Bulldogs Franceses disfrutan jugando y pasarán gran parte de su tiempo en diversas actividades, pero no son tan energéticos que necesitan un patio grande o largos periodos de ejercicio. Esta raza es propensa al agotamiento por calor y no debe ser expuesta a temperaturas calientes. Limita las caminatas y el juego activo a las mañanas y noches frescas.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada es de 1 a 1,5 tazas diarias de alimentos secos de alta calidad, divididas en dos comidas.

NOTA: Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día echado.

La calidad de la comida perros que le compres supone una diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mejor será la nutrición del mismo.

Salud del Bulldog francés

No todos los Buldogs Franceses contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si estás considerando esta raza:

  • Displasia de cadera: La displasia de cadera es una afección hereditaria en la que el fémur no encaja perfectamente en la cavidad pélvica de la articulación de la cadera. La displasia de cadera puede existir con o sin signos clínicos. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras. A medida que el perro envejece, la artritis puede desarrollarse.
  • Síndrome braquicefálico: Este trastorno se encuentra en perros con cabezas cortas, fosas nasales estrechas o paladares alargados o blandos. Sus vías respiratorias están obstruidas en grados variables y pueden causar cualquier cosa, desde una respiración ruidosa o laboriosa hasta el colapso total de las vías respiratorias. Los perros con síndrome braquicefálico comúnmente resoplan. El tratamiento varía dependiendo de la gravedad de la afección, pero incluye oxigenoterapia y cirugía para ensanchar las fosas nasales o acortar los paladares.
  • Alergias: Las alergias son un problema común en los perros. Existen tres tipos principales de alergias: las alergias basadas en alimentos, que se tratan mediante un proceso de eliminación de ciertos alimentos de la dieta del perro; las alergias de contacto, causadas por una reacción a una sustancia tópica como la ropa de cama, pulgas en polvo, champús para perros y otros productos químicos, y se tratan eliminando la causa de la alergia; y las alergias inhalantes, causadas por alérgenos aéreos como el polen, el polvo y el moho. El medicamento para las alergias inhalantes depende de la gravedad de la alergia. Es importante notar que las infecciones del oído a menudo acompañan a las alergias inhalantes.
  • Hemivértebra: Es una malformación de una o más vértebras que hace que se forme como una cuña o triángulo. Esta malformación puede ocurrir por sí sola o con otras malformaciones de las vértebras. Hemivértebra no puede causar ningún problema, o puede ejercer presión sobre la médula espinal. Esto puede causar dolor, debilidad o parálisis. No hay tratamiento para esta afección a menos que exista presión en la médula espinal.
  • Luxación rotuliana: También conocida como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes – el fémur, la rótula y la tibia no están debidamente alineadas y se deslizan dentro y fuera de su lugar (luxados). Esto causa cojera o marcha anormal (la forma en que se mueve el perro). Es una enfermedad congénita, lo que significa que está presente al nacer, aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho después. El roce causado por la luxación rotuliana puede llevar a la artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Hay cuatro grados de luxación patelar que van desde el grado I, un luxación ocasional que ocasiona cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Enfermedad de los Discos Intervertebrales (EDIV): La EDIV ocurre cuando un disco en la columna vertebral se rompe o hernia y empuja hacia arriba dentro de la médula espinal. Cuando el disco se introduce en la médula espinal, las transmisiones nerviosas se inhiben al viajar a lo largo de la médula espinal. La Enfermedad Intervertebral del Disco puede ser causada por traumatismo, edad o simplemente por la sacudida física que ocurre cuando un perro salta de un sofá. Cuando el disco se rompe, el perro suele sentir dolor y el disco roto puede provocar debilidad y parálisis temporal o permanente. El tratamiento generalmente involucra medicamentos antiinflamatorios no esteroides hechos especialmente para perros. Nunca le des a tu perro Tylenol, Paracetamol u otros antiinflamatorios hechos para personas ya que pueden ser tóxicos. También puedes preguntar a tu veterinario acerca de la rehabilitación física. Existen tratamientos como masajes, caminadoras de agua y estimulación eléctrica para perros.
  • Enfermedad de Von Willebrand: Este es un trastorno sanguíneo que se puede encontrar tanto en humanos como en perros. Afecta al proceso de coagulación debido a la reducción del factor Von Willebrand en la sangre. Un perro afectado por la enfermedad de Von Willebrand tendrá signos como hemorragias nasales, encías sangrantes, hemorragias prolongadas durante los ciclos de calor o después del parto. Ocasionalmente se encuentra sangre en las heces. Este trastorno generalmente se diagnostica en su perro entre los 3 y 5 años de edad y no se puede curar. Sin embargo, se puede manejar con tratamientos que incluyen cauterizar o suturar lesiones, antes que la cirugía y evitar ciertos medicamentos.
  • Paladar hendido: El paladar es el techo de la boca y separa las cavidades nasal y oral. Se compone de dos partes, dura y blanda. Un paladar hendido tiene una hendidura que se extiende bilateral o unilateralmente y puede variar en tamaño desde un pequeño orificio hasta una hendidura grande. Un paladar hendido puede afectar tanto el paladar duro como el paladar blando por separado y juntos y pueden causar un labio leporino. Los cachorros pueden nacer con paladar hendido, o una lesión puede ocasionar que se presente un paladar hendido. El paladar hendido es bastante común en perros, pero muchos cachorros nacidos con paladar hendido no sobreviven o son sacrificados por el criador. El único tratamiento para el paladar hendido es la cirugía para cerrar el orificio, aunque no todos los perros con paladar hendido requieren la cirugía. Es importante obtener un diagnóstico y una recomendación de tratamiento del veterinario.
  • Paladar suave alargado: El paladar blando es la prolongación del paladar. Cuando el paladar blando se alarga, puede obstruir las vías respiratorias y causar dificultad para respirar. El tratamiento para el Paladar Blando Alargado es la extirpación quirúrgica del exceso de paladar.

Ejercicio

El Bulldog Francés  no es un perro muy dinámico, y por ello no necesita de mucho ejercicio. Con un par de paseos diarios de quince minutos, tu Bulldog Francés tendrá suficiente.

Además, como ya hemos mencionado, el Bulldog Francés es un excelente perro de compañía ya que es muy tranquilo, y estará encantado de estar a tus pies mientras lees o ves la televisión.

Consejos sobre el Bulldog francés

Es importante que entrenes a tu cachorro Bulldog Francés incluso si planeas darle la libertad de la casa cuando llegue a la edad adulta. Independientemente de la raza, los cachorros exploran, se meten en cosas que no deberían y mastican cosas que pueden hacerles daño. Puede ser caro tanto reparar o reemplazar artículos destruidos como pagar las facturas veterinarias que puedan surgir, por lo que el adiestramiento beneficia a tu billetera y tu temperamento, así como al bienestar de tu cachorro.

Recuerda que el Bulldog francés es muy sensible a temperaturas extremas, por lo que si hace mucho calor, no lo tengas al aire libre mucho rato y refréscalo cada poco rato.




Por favor, síguenos y dale a