1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 4,63 de 5)
Cargando…

Boston Terrier


Perro de raza Boston Terrier

Foto por Justin Jlhopgo

Sobre el Boston Terrier




Los Boston Terriers han sido populares desde su creación hace poco más de un siglo. Originalmente fueron criados para ser perros de pelea, pero hoy en día, son gentiles y afectuosos compañeros con marcas de esmoquin que les valieron el apodo de “Gentleman Americano” (o caballero americano).

El Boston Terrier puede haber sido criado para ser un feroz boxeador, pero eso no lo sabremos nunca. El pequeño caballero americano, como se le llamaba en el siglo XIX, es definitivamente un amante, no un luchador, aunque se sabe que los machos muestran su ascendencia terrier con un poco de actitud cuando sienten que su territorio está siendo invadido por otro perro.




Los Boston Terriers son conocidos por ser muy inteligentes, a veces incluso demasiado inteligentes. Su naturaleza viva y cariñosa los hace extremadamente adorables, aunque su naturaleza a veces testaruda con arrebatos de hiperactividad pueden llevarlos a desesperar a sus dueños. Cualquier angustia por su comportamiento, sin embargo, pronto desaparece cuando te miran con esos enormes ojos redondos que parecen decir “Te amo”.

Aunque los Boston Terrier son pequeños, son fuertes y musculosos. Ellos tienen un pelaje liso, brillante, recto con marcas blancas nítidas en un patrón que se asemeja a un esmoquin – parte de la razón por la que se ganaron el nombre de American Gentleman -. Las orejas distintivas de los Boston Terriers naturalmente están erguidas y son bastante grandes. Y luego están esos ojos grandes y hermosos que se separan para intensificar su aspecto sobresaliente.

Los Boston Terriers tienen una cara ancha y plana sin arrugas. Pertenecen a una clase de perros llamados brachycephalic (brachy significa corto, y cefálico significa cabeza). Al igual que otros perros braquicéfalos, la mandíbula inferior está proporcionada con el cuerpo, pero tienen una mandíbula superior corta para darles un “empujón” en la cara.

El porte de los Boston Terriers les da una presencia que va más allá de su tamaño. Tienen un cuello ligeramente arqueado y orgulloso, un pecho ancho y una apariencia robusta y cuadrada. Su cola es naturalmente corta (cortársela está prohibido) y baja en la grupa.

El pequeño tamaño del Boston Terrier y su naturaleza viva y cariñosa hacen de él una gran mascota y un gran compañero de familia. Aman a los niños y divierten a personas de todas las edades con sus payasadas y su expresión única y atractiva. Son especialmente buenos compañeros para personas mayores y habitantes de apartamentos y pisos pequeños. Aunque son gentiles y de temperamento parejo, pueden tener la actitud valiente de sus antepasados terrier.

Historia del Boston Terrier




Aunque todo el mundo está de acuerdo en que el Boston Terrier nació a finales del siglo XIX en Boston, Massachusetts, hay varias historias acerca de cómo surgió la raza.

Una historia cuenta que los entrenadores de familias adineradas desarrollaron la raza cruzando Bulldogs y el extinto English White Terrier para crear una nueva raza luchadora de perros. Otra historia nos cuenta que un bostoniano llamado Robert C. Hooper importó un cruce de Bulldog con English Terrier llamada Judge from England (Juez de Inglaterra) en 1865 porque le recordó a Hooper, un perro que había tenido en su niñez. Otra historia más es que Hooper compró a Judge de otro Bostoniano, William O’ Brian, alrededor de 1870.

Aunque tal vez nunca sepamos qué historia es cierta, el hecho es que existió efectivamente un perro llamado Juez, y que de él surgió la raza que hoy conocemos como el Boston Terrier.

De acuerdo con The Complete Dog Book, Judge era “un perro bien construido y de gran posición”, con un peso aproximado de 14 kilos y medio. Era de un oscuro color atigrado con un blanco resplandor en su cara y una cabeza cuadrada y compacta.

Sorprendentemente, Juez fue creado sólo una vez. De una unión con un perro blanco de 9 kilogramos llamado Burnett’s Gyp (o Kate) que pertenecía a Edward Burnett, de Southboro, Massachusetts, vino un cachorro, un macho llamado Well’s Eph.

Según todos los relatos, la descendencia de Judge y Kate no era un perro atractivo, pero tenía otras características que Hooper y sus amigos admiraban, así que fue muy bien criado.

Una de sus colchonetas era para una hembra llamada Tobin’s Kate, que pesaba sólo 9 kilos y tenía una cabeza bastante corta. Tenía un color dorado y una cola recta de tres cuartos. Se cree que su descendencia fue criada con uno o más Bulldogs Franceses para formar la base del Boston Terrier que conocemos hoy en día.

Pero al principio no se llamaban Boston Terriers. La multitud de descendientes de Efesios fueron llamados por varios nombres, incluyendo cabezas de bala, toros y toros de cabeza redonda, terriers americanos y bulldogs de Boston.




En 1889, unos 30 propietarios de Boston Bull Terriers formaron el American Bull Terrier Club, y los llamaron Round Heads o Bull Terriers. Los fanáticos de Bull Terrier y Bulldog se opusieron al nombre. Como la contingencia de Bulldog tenía mucho poder con el American Kennel Club (AKC) en ese momento, los fanáticos del Boston Bull Terrier decidieron que la discreción era la mejor opción y cambiaron el nombre de su club al Boston Terrier Club, en homenaje al lugar de nacimiento de la raza. La gente comenzó a referirse a la raza como Boston Bulls.

La raza fue reconocida por el AKC en 1893. El Boston Terrier fue uno de los primeros perros no deportivos criados en los EE. UU. y fue el primero de las 10 razas hechas en América reconocidas actualmente por la AKC.

En los primeros tiempos, el color y las marcas de la raza no se consideraban muy importantes. Además, aunque los perros criados cumplían con el estándar establecido por el club, había mucha inconsistencia dentro de la raza. Después de años de cuidadosa endogamia para establecer el modelo,fue desarrollado el Boston Terrier tal y como lo conocemos hoy en día. En los años 1900, las marcas distintivas y el color de la raza fueron escritas minuciosamente en el estándar, convirtiéndolas en un rasgo esencial de la raza.

Cara de un Boston Terrier

El Boston Terrier rápidamente se hizo popular en Estados Unidos. En 1915, el Boston Terrier fue la raza más popular en los EE. UU., permaneciendo entre las diez razas más populares hasta la década de 1960 y encabezando la lista nuevamente en 1920 y 1930. En 1918, hubo un increíble número de 60 Bostons inscritos en un solo espectáculo de todas las razas.

Los actores y actrices de Hollywood adoraban a sus Boston Terriers. La estrella de cine silenciosa Pola Negri, amante de Rudolph Valentino, supuestamente la llevó a Boston Terrier, Patsy, con ella por todas partes, incluyendo restaurantes y clubes nocturnos. Cuando uno de los restaurantes se negó a dejarla entrar con su amado perro, ella salió furiosa gritando “No Patsy, no Pola. ¡Adiós para siempre!” Otra persona famosa que tenía un Boston Terrier llamado Patsy era el columnista de chismorreos Louella Parsons.

En 1976, el Boston Terrier fue elegido como el perro bicentenario de los EE. UU. Tres años más tarde, fue nombrado el perro oficial del estado de Massachusetts. Rhett the Boston Terrier es la mascota de Boston University. Wofford College en Carolina del Sur y Redlands High School en California reclaman el Boston Terrier como sus mascotas también.

Características del Boston Terrier




El Boston Terrier lo encontramos en tres clases de peso: menos de 6kg, de 6 a 9 kilos y de 9 a 12 kilos. Típicamente miden de 30 a 43 cm de alto en el hombro. No importa lo que pesen, deben tener un aspecto robusto, nunca flaco o espinoso.

Permanentemente en la lista de los mejor vestidos, el Boston Terrier usa un suave y fino abrigo que viene en tres colores: negro, sello (aparece negro pero tiene un aspecto rojizo cuando se ve a la luz del sol), o atigrado, todos con un hocico blanco, resplandor de la cara, y el pecho, dándole la apariencia de llevar un esmoquin.

Los Boston Terriers no vienen en colores sólidos como negro, gris, hígado o blanco. Los Boston Terriers son fáciles de arreglar. Cepíllalos semanalmente con un cepillo de cerdas firmes y báñalos con un champú seco en polvo y un paño húmedo, o báñalos ocasionalmente cuando sea necesario. Debido a que sus ojos son tan grandes y prominentes, debes lavarlos la cara todos los días y revisar sus ojos en busca de signos de enrojecimiento o irritación.

Boston Terrier tumbado

Aunque desprenden pelos, no es en cantidad muy abundante y puede ser controlado fácilmente por el cepillado regular.

Cepilla los dientes de tu Boston Terrier al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en su interior. El cepillado diario es aún mejor si quieres prevenir la enfermedad de las encías y el mal aliento.

Recórtale las uñas una o dos veces al mes si no las usa de forma natural, así evitarás lágrimas dolorosas y otros problemas. Si puedes oírlos hacer clic en el suelo, son demasiado largas. Las uñas de las patas de los perros tienen vasos sanguíneos en ellos, y si cortas demasiado, puede causar hemorragias – y es posible que su perro no coopere la próxima vez que vea salir los corta uñas. Por lo tanto, si no tienes experiencia cortando uñas de perro, pregunta a un veterinario.

Sus oídos deben ser revisados semanalmente en busca de enrojecimiento o mal olor, lo cual puede indicar una infección. Cuando revises las orejas de tu perro, límpialas con una bola de algodón humedecida con un limpiador de orejas suave con pH neutro para ayudar a prevenir infecciones. No insertes nada en el canal auditivo; simplemente limpia el oído externo.

Empieza a acostumbrarte a cepillar y examinar a tu Boston Terrier desde que es un cachorro. Maneja sus patas con frecuencia y con cuidado – los perros son sensibles a sus patas – y mira dentro de su boca. Haz del acicalamiento una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para los exámenes veterinarios fáciles y otro tipo de manejo cuando sea un adulto.

A medida que se acicale, revisa úlceras, erupciones cutáneas o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, la nariz, la boca, los ojos y los pies. Los ojos deben ser claros, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal te ayudará a detectar problemas potenciales de salud temprano.

Cuidados del Boston Terrier




El Boston Terrier es un perro animado, pero no tiene requerimientos excesivos de ejercicio. Está relativamente tranquilo e inactivo en interiores y es adecuado para los que viven en apartamentos o para los que no tienen un patio. Le gustará dar un paseo contigo y jugar en el patio, pero definitivamente es un perro de interior y nunca debe ser alojado en el exterior. Ten siempre presente que los Boston Terriers no soportan el calor o el frío muy bien.

Los boston terrier son sensibles al tono de tu voz, y el castigo puede hacer que se apaguen, por lo que el entrenamiento debe ser bajo y motivador. Usa técnicas positivas como premios de comida, elogios y juegos.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada vendría a ser de 0,5 a 1,5 tazas diarias de alimentos secos de alta calidad, divididas en dos comidas.

NOTA: Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día echado.

Los Boston Terriers pueden ser glotones con respecto a sus alimentos, así que vigila su condición y asegúrate de que no tengan sobrepeso. También pueden ser propensos a la flatulencia, lo cual puede estar relacionado con su dieta. Alimentarlo con alimentos de alta calidad puede reducir la probabilidad de que ocurra este problema.

Salud del Boston Terrier

Los Boston Terrier son generalmente sanos, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los Boston Terriers contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si estás considerando esta raza:

  • Cataratas: Se trata de una película nublada sobre el cristalino. Los Boston Terrier son propensos a desarrollar cataratas juveniles y adultas. Las cataratas juveniles se desarrollan entre las ocho semanas de edad y los 12 meses. Mientras que a veces se pueden ver cataratas juveniles, otras veces sólo pueden ser detectadas por un oftalmólogo veterinario.
  • Ojo cereza: El ojo cereza es un prolapso de la glándula del tercer párpado que se cree que es de origen genético. Frecuentemente ocurre en perros menores de un año de edad. Algunos veterinarios reposicionan la glándula quirúrgicamente a su sitio original en la base del tercer párpado, mientras que otros retiran la glándula prolapsada por completo.
  • Luxación rotuliana: También conocida como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Es causada cuando la rótula, que tiene tres partes – el fémur, la rótula (capuchón de rodilla) y la tibia – no están debidamente alineada. Esto causa una cojera en la pierna o un andar anormal en el perro. Es una enfermedad que está presente al nacer aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho después. El roce causado por la luxación rotuliana puede llevar a la artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Existen cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, una luxación ocasional que ocasiona cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.
  • Murmullos cardíacos: Este es un sonido suave o fuerte, duro y regurgitante en el corazón, especialmente sobre el área de la válvula mitral donde un defecto causa un reflujo de sangre hacia la aurícula izquierda. Debido a esto, el corazón no es tan eficiente como debería ser en la provisión de sangre al cuerpo. El tratamiento a menudo incluye una dieta baja en sodio, restricción del ejercicio, diuréticos y medicamentos.
  • Sordera: Los Boston Terriers tienen una alta incidencia de sordera en uno o ambos oídos. Los Boston Terrier que son de color blanco sobre más de un tercio de sus cabezas y/o cuerpos tienden a producir más cachorros sordos.
  • Tumores cerebrales.
  • Alergias: Los Boston Terriers pueden sufrir de una variedad de alergias, que van desde alergias de contacto hasta alergias alimentarias. Si tu Boston está lamiendo sus patas o frotando su cara mucho, él podría tener una alergia. Las alergias pueden ser diagnosticadas por su veterinario.
  • Megaesófago: Es un defecto en la estructura del esófago que hace que un perro regurgite su alimento no digerido. La regurgitación difiere del vómito en que generalmente no hay una advertencia anticipada de que ocurrirá, mientras que con el vómito hay un esfuerzo visible involucrado.
  • Estornudos invertidos: Los estornudos inversos son una condición que puede ocurrir en cualquier momento de la vida del Boston Terrier. Generalmente ocurre cuando el perro está demasiado excitado, se traga la comida demasiado rápido o cuando se ve afectado por el polen en el aire. Las secreciones nasales caen sobre el paladar blando, haciendo que se cierren sobre la tráquea. El perro hace un sonido sibilante y puede alarmarse. Hable tranquilamente con él e intente que se relaje para acortar el episodio. Algunas personas dicen que pellizcar las fosas nasales o sostener la palma de la mano sobre la nariz para que el perro se vea obligado a respirar por la boca es la forma más rápida de detener el estornudo inverso. También puede intentar acariciar su garganta.

Ejercicio

Como ya te hemos contado, el Boston Terrier es un perro tranquilo y no necesita de mucho ejercicio físico. Eso no quiere decir que no le haga falta salir. Por supuesto, necesitará y agradecerá su paseo diario, pero no le hace falta como a otras razas correr durante horas para dar salida a su energía.

Consejos sobre el Boston Terrier

El Boston Terrier es un perro muy agradecido, además de tranquilo. Se lleva muy bien con los niños y otros miembros de la familia así como con otros perros.

Evita dar de comer entre horas a tu Boston Terrier para evitar que caiga en el sobrepeso.

Recuerda que aunque es un perro tranquilo, muy listo y obediente, puede llegar a ser muy terco si no se le sabe educar convenientemente. Evita gritarle. Usa siempre un tono de voz suave y utiliza métodos de entrenamiento positivos.

Un último consejo: Disfruta de este perro, ya que será un gran amigo.




Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.