1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Bulldog

Perro de raza Bulldog
Foto por Andrew Roberts

Sobre el Bulldog

Los Bulldog se usaban originalmente para llevar ganado al mercado. Descendieron de los mastines de combate que los romanos trajeron a las Islas Británicas y fueron utilizado para competir en un deporte sangriento llamado bullbaiting. Hoy en día, son gentiles compañeros que aman a los niños. Una breve caminata y una siesta en el sofá es toda la actividad que esta raza de perros necesita para ser feliz.




¿Qué tienen en común Inglaterra, la Infantería de Marina de los Estados Unidos, la Universidad de Yale, la Universidad de Georgia y docenas de otras escuelas? El perro que todos han elegido para representar a sus tenaces y duros personajes. ¿Ese perro? ¡Es el Bulldog, por supuesto!

A veces llamado Bulldog Inglés o Bulldog Británico, la raza se originó en Inglaterra y tiene un pasado sangriento. Hoy, sin embargo, el Bulldog sólo se parece un poco a sus antepasados en apariencia. ¿Y toda la ferocidad que exhibió en los encierros? Se fue para siempre. A pesar de su aún feroz apariencia, sería difícil encontrar un perro con una disposición más dulce y cariñosa.

Los Bulldog nunca se confunden con otras razas de perros. Son un perro de talla mediana con un cuerpo grueso y de tallo bajo. Su cabeza de boca corta es enorme y cuadrada. Tienen hombros y pechos anchos, con extremidades gruesas y robustas.




Aunque los Bulldog son muy cercanos al suelo, son anchos y musculosos. Sus cabezas anchas tienen mejillas que se extienden a los lados de los ojos, y la piel en sus frentes debe tener arrugas densas. Un Bulldog tiene un labio superior caído y su mandíbula inferior está por debajo de la vista, lo que significa que sus dientes inferiores sobresalen más que sus dientes superiores. Las mandíbulas del Bulldog son masivas y fuertes, pensadas para enganchar a su oponente y agarrarse.

Los Bulldogs tienen ojos redondos y oscuros. Sus orejas son pequeñas y delgadas, dobladas hacia atrás como una rosa. Sus colas cortas son transportadas por debajo de sus rabos.

El cuerpo musculoso del Bulldog lo lleva a tener un andar característico. Debido a que sus patas redondeadas están colocadas en cada esquina de su cuerpo, se mueve más como una silla. Se asemeja a una especie de rodillo suelto. Debido a que sus hombros son mucho más anchos que sus extremos traseros y tienen cabezas tan grandes, es difícil para las hembras parir cachorros sin ayuda. La mayoría tienen que someterse a cesáreas para dar a luz a sus cachorros, por lo que criar un Bulldog es una propuesta costosa.

A pesar de las representaciones de dibujos animados de ellos como perros feroces, los Bulldogs de hoy en día son criados para ser cariñosos y amables. Son, de hecho, resueltos y valientes, pero no están dispuestos a pelear. A menudo tienen una dignidad tranquila cuando son maduros, y aunque son amistosos y juguetones, pueden ser un poco testarudos y protectores con sus familias. Los Bulldog aman a la gente. Buscan a la gente para llamar la atención y disfrutan nada más que languidecer junto a sus amos, y tal vez roncando mientras duermen con la cabeza en el regazo.

Bulldog tumbado

Foto por michal adamczyk

Desafortunadamente, la estructura única del cuerpo y de la cabeza del Bulldog lo hace propenso a los problemas de salud, especialmente las dificultades respiratorias y articulares. Pueden volverse rápidamente gordos si no hacen suficiente ejercicio. Demasiado peso estresa sus cuerpos y puede agravar los problemas de salud existentes.

El Bulldog es un perro popular en los Estados Unidos, pero no es para todos. Es sorprendentemente pesado por su tamaño, y si necesitas recogerlo, llevarlo al veterinario, puede ser un reto. Dentro de la casa, los Bulldogs tienden a estar inactivos, prefiriendo dormir hasta el momento de volver a comer. Les encantan los niños, pero no esperes que pasen horas persiguiendo una pelota o corriendo con los niños en el patio trasero. Tu Bulldog puede participar en este tipo de juego por un tiempo, pero luego lo encontrarás de vuelta a tu lado, contento de ver el mundo pasar y te mirará feliz con esa cara que sólo una madre – o un devoto fanático de Bulldog – podría amar.

Historia del Bulldog




El Bulldog es un perro muy diferente hoy en día que sus antepasados. Descendiente de antiguos perros tipo mastín, la raza Bulldog fue desarrollada íntegramente en Inglaterra. La primera mención de la raza fue en el año 1500, una descripción de un hombre “con dos Bulldog en su cala…” Los perros de entonces se usaron en una práctica llamada cebo de toro, que implicaba que el perro agarraba la nariz del toro y lo sacudía bruscamente.

El cebo del toro realmente tenía un propósito; se pensó para ablandar la carne del toro. Durante muchos años, se dijo que esta práctica “adelgazaba” la sangre del toro y hacía que su carne fuera tierna después de ser masacrada. Esta creencia era tan fuerte que muchas áreas en Inglaterra tenían leyes que exigían que los toros fueran cebados antes de ser sacrificados.

Más que eso, era un deporte popular entre los espectadores en una época en la que no había deportes profesionales, programas de televisión, películas o videojuegos. El toro enojado arrojaría al perro en el aire con sus cuernos si pudiera, para deleite de la multitud que lo veía. El perro, por otra parte, trataría de engancharse al toro, generalmente en su hocico, y clavarlo al suelo a través de la fuerza de su dolorosa mordedura. Las próximas correrías de toros fueron anunciadas y las multitudes apostaron sobre el resultado de la lucha.




Estos Bulldogs primitivos eran más altos y pesados que el Bulldog de hoy en día, y fueron criados para ser especialmente expertos en este deporte sangriento. Normalmente, se deslizaban sobre sus panzas hacia el toro enfurecido para que no pudiera agarrarlos con sus cuernos por debajo sus cuerpos y lanzarlos al aire. Y sus bocas anchas y sus poderosas mandíbulas eran demasiado fuertes para que el toro se sacudiera, una vez que el Bulldog tenía un firme agarre en su hocico. Su nariz corta y plana permitía que el Bulldog respirara mientras sostenía el hocico del toro. Necesitaba ser tenaz para agarrarse al toro, por mucho que el toro intentara sacudirlo. La alta tolerancia del Bulldog al dolor fue desarrollada para mejorar su habilidad de sobresalir en este lugar bárbaro. Incluso las arrugas en su cabeza se dice que tienen un propósito: dirigir la sangre que resultó de su apretón sobre el toro a fluir lejos de sus ojos para que no quedara ciego.

En 1835, después de muchos años de controversia, el bulbaiting fue prohibido en Inglaterra, y muchos pensaron que el Bulldog desaparecería porque ya no tenía un propósito. En ese momento, el Bulldog no era un compañero cariñoso. Los perros más agresivos y valientes habían sido criados selectivamente durante generaciones para este violento entrenenimiento. Vivían para luchar con toros, osos y todo lo que se les ponía por delante. Era todo lo que sabían.

A pesar de esto, mucha gente admiraba la resistencia, fuerza y persistencia del Bulldog. Estos pocos decidieron guardar la apariencia y criarlos para que tuvieran un temperamento dulce y suave en lugar de la agresividad necesaria para el campo de cebos.

Bulldog jugandoAsí que el Bulldog fue rediseñado. Pacientes criadores dedicados comenzaron a seleccionar sólo aquellos perros que tenían un temperamento dócil para criar. A los perros agresivos y neuróticos no se les permitía reproducirse. Enfocando su atención en el temperamento del Bulldog, estos criadores transformaron al Bulldog en el perro amable y afectuoso que vemos hoy en día.

Los criadores comenzaron a exhibir Bulldogs en los espectáculos de conformación en Inglaterra en 1859. La primera exposición canina que permitió la exhibición de Bulldogs fue en Birmingham, Inglaterra, en 1860. En 1861, un Bulldog llamado King Dick ganó en el show de Birmingham. Uno de sus descendientes, un perro llamado Crib, fue descrito más tarde como “cercano a la perfección”.

En 1864, el primer club de raza Bulldog fue formado por un hombre llamado R. S. Rockstro. El club tenía alrededor de 30 miembros y su lema era “Hold Fast” (mantente firme). Un miembro del club, Samuel Wickens, escribió el primer estándar de la raza, usando el seudónimo Philo-Kuon. El estándar de raza del Bulldog fue el primero escrito en el mundo. Desafortunadamente, el club se disolvió después de sólo tres años.

En 1875, otro club Bulldog fue fundado, y desarrolló un estándar de raza similar al Philo-Kuon. Este club de raza todavía existe.




Los Bulldog fueron llevados a los Estados Unidos, y un Bulldog blanco y atigrado llamado Donald fue mostrado en Nueva York en 1880. Un Bulldog llamado Bob fue registrado en el American Kennel Club en 1886. En 1890, H. D. Kendall de Lowell, Massachusetts fundó el Bulldog Club of America. Fue uno de los primeros clubes de raza en convertirse en miembro del nuevo American Kennel Club. Al principio, el club usó el estándar de la raza británica, pero pensó que no era lo suficientemente conciso, así que desarrollaron el estándar americano en 1894 para lo que llamaron el Bulldog criado en Estados Unidos. Los ingleses protestaron por el nombre y también por algunos de los artículos del nuevo estándar. Después de mucho trabajo, la norma fue revisada y aceptada en 1896. Este estándar todavía se utiliza hoy en día.

El American Kennel Club reconoció al Bulldog en 1890. Durante las décadas de 1940 y 1950, los Bulldog estuvieron cerca de las 10 mejores razas en popularidad. Actualmente, el Bulldog ocupa el 12º lugar entre las 155 razas y variedades registradas por el AKC, un homenaje a sus sólidas credenciales como compañero.

Más que cualquier otra cosa, el Bulldog es un triunfo de la habilidad humana para rehabilitar una raza entera y convertirla en un compañero deseable y afectuoso a través de prácticas de crianza bien pensadas y dedicadas. En el siglo XIX, ciudades como Roma promulgaron leyes que impidieron el paso de los Bulldogs por las calles, incluso con correa, debido a su ferocidad, y sin embargo, pocos años después, el Bulldog ya se estaba convirtiendo en uno de los perros más amigables y tranquilos. Todo porque algunos criadores dedicados tenían paciencia, conocimiento y una visión de lo que el Bulldog podía ser en su mejor momento.

Características del Bulldog




Los Bulldogs machos adultos pesan alrededor de 22 kilos; las hembras adultas cerca de 18 kilos. Los perros de exhibición pueden pesar 5 kilos más. Miden de 30 a 38 centímetros en el hombro.

El pelo del Bulldog debe ser recto, corto, de textura fina, liso y brillante. Tiene la piel suave y suelta, especialmente en la cabeza, el cuello y los hombros. Su cabeza está cubierta de arrugas pesadas y tiene dos pliegues flojos en la garganta (desde la mandíbula hasta el pecho) para formar lo que se llama una papada.

Los Bulldog vienen en una variedad de colores: rojo escabeche, blanco sólido, rojo sólido, color ciervo o barbecho (crema pálida a leonado claro, amarillo pálido o rojo amarillo; también con parches grandes de dos o más colores. El negro sólido no es común y no es muy admirado.

Cepilla el pelo liso, fino y de pelo corto del Bulldog una vez por semana con un cepillo de cerdas firmes. Limpia su cara con un paño húmedo todos los días, cuidando de limpiar el interior de las arrugas. Asegúrate de secar completamente el interior de las arrugas después de lavarlas. Algunas personas sugieren limpiar las arrugas con toallitas para bebés que tienen lanolina y aloe vera. Si la piel de tu Bulldog está irritada dentro de las arrugas, pídele a tu veterinario que te recomiende una pomada calmante. Después de haber limpiado las arrugas, lava la nariz de tu Bulldog y aplícale vaselina para mantenerlo suave y evitar que se seque y se vuelva escamoso.




El Bulldog no exige en exceso. Si dispones de tiempo para cepillarlo más de una vez a la semana, esto ayudará a reducir la cantidad de pelo que se pegará en tu ropa y muebles.

Otras necesidades de aseo personal incluyen el cuidado de las uñas y la higiene dental. Recorta las uñas de tu Bulldog una o dos veces al mes. Si puedes oírlos hacer clic en el suelo, son demasiado largas. Cuanto antes presentes a tu Bulldog al corta uñas, menos estresante será la experiencia para ambos.

Cepíllale los dientes por lo menos dos o tres veces a la semana – cada día sería ideal – para eliminar el sarro y las bacterias. Empieza cuando tu cachorro sea joven para que se acostumbre.

A medida que lo acicales, revisa si hay úlceras, erupciones cutáneas o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, en los oídos, nariz, boca, ojos y pies. Las orejas deben oler bien, sin cera o suciedad en el interior, y los ojos deben estar claros, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal te ayudará a detectar problemas potenciales de salud temprano.

Sociable y dulce, pero con una reputación de coraje que lo convierte en un excelente perro guardián, el Bulldog es un amante, no un luchador. Es digno más que vivaz y tiene una naturaleza amable aunque a veces testaruda. El Bulldog es amigable y tranquilo; se lleva bien con todos. Puede ser un aprendiz lento, pero una vez que sabe algo, lo tiene para siempre. Los Bulldogs no suelen ladrar. Normalmente su apariencia es suficiente para asustar a los intrusos.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, incluyendo la herencia, el entrenamiento y la socialización. Los cachorros con temperamentos agradables son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a la gente y ser sostenidos por ellos.

Al igual que todos los perros, los Bulldogs necesitan una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro Bulldog crezca y se convierta en un perro completo. Invitar a los visitantes regularmente, y llevarlo a parques ocupados, tiendas que permiten perros, y en paseos tranquilos para conocer vecinos también le ayudará a pulir sus habilidades sociales.

Cuidados del Bulldog




Los Bulldog son inactivos en el interior y no requieren mucho ejercicio (aunque deben ser paseados todos los días para evitar que aumenten de peso). Son perros de interior y prefieren un estilo de vida relajado. Después de unos 15 minutos de juego, están listos para una siesta. Este bajo a moderado nivel de energía hace que el Bulldog sea adecuado para cualquier tipo de hogar, desde un apartamento hasta una casa con patio. Podrías llevar a pasear a tu Bulldog un par de kilómetros durante en el momento más frío del día, pero él estará igual de feliz con un breve paseo arriba y abajo de tu calle.

Debido a su cara metida, los Bulldog no llevan bien un clima extremadamente caliente (o frío). Respiran fuertemente cuando tienen calor, ya que no lo disipan bien. Son especialmente susceptibles a insolación. Tan sólo media hora al aire libre en temperaturas de 30 grados puede matarlos. Sería ideal proporcionarle un ambiente con aire acondicionado y suficiente agua fresca. Los Bulldogs tampoco son nadadores. Sus enormes cabezas los arrastran hacia abajo.

Es poco probable que el Bulldog sea una estrella de la obediencia, pero una vez que aprende algo, nunca lo olvida. Aprende mejor a través de divertidas sesiones de entrenamiento que involucran repetición y refuerzo positivo a través de recompensas y elogios.

Alimentación

Cantidad diaria recomendada: 1/2 a 2 tazas diarias de alimento para perros de alta calidad, divididas en dos comidas.

Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día echado.

Es fácil sobrealimentar a un Bulldog, pero la obesidad puede estresar sus articulaciones, así que no se le debe permitir engordar. Mantén a tu Bulldog adulto en buena forma midiendo su comida y dándole de comer dos veces al día en lugar de dejar la comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, hazle la prueba práctica. Coloca las manos sobre su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías ser capaz de sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar fuerte. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio.

Salud del Bulldog

Como todas las razas, los Bulldog son propensos a ciertas enfermedades y condiciones. No todos los Bulldogs contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas para que puedas estar informado:

Si vas a comprar un Bulldog, has de saber que no se expiden autorizaciones sanitarias a perros menores de 2 años. Eso es porque algunos problemas de salud no aparecen hasta que un perro alcanza la madurez completa.

En general, los Bulldogs pueden tener muchos problemas de salud. Son perros maravillosos, pero has de estar dispuesto a vigilar su salud de cerca y asegúrate de que puedes permitirte cualquier tratamiento médico que puedan necesitar. Las siguientes condiciones pueden afectar a los Bulldogs:

  • Ojo de Cereza: Es una condición en la cual la glándula debajo del tercer párpado sobresale y se parece más bien a una cereza en la esquina del ojo. Es posible que tu veterinario necesite extirpar la glándula.
  • Ojo Seco: Esta condición es causada cuando la producción natural de lágrimas es inadecuada. Los signos incluyen una apariencia seca o una neblina azul en el ojo. El veterinario puede realizar una prueba para determinar si tu Bulldog tiene ojo seco y recetarle medicamentos que puedes administrar para aliviar el dolor.
  • Entropión: Es una condición en la que las pestañas se giran hacia adentro y rozan contra el ojo, causando irritación. Puede requerir cirugía para corregirlo.
  • Estornudos invertidos: Esto no es realmente un problema de salud, pero generalmente ocurre cuando los líquidos nasales gotean sobre el paladar blando del Bulldog, haciendo que se cierre. También puede ocurrir cuando el Bulldog tiene algo en la nariz. Suena mucho peor de lo que es. Trata de calmar a tu Bulldog acariciándole la garganta y esto debería pasar rápidamente.
  • Síndrome braquicefálico: Este trastorno se encuentra en perros con cabezas cortas, fosas nasales estrechas o paladares suaves alargados. Sus vías respiratorias están obstruidas en grados variables y pueden causar cualquier cosa, desde una respiración ruidosa o laboriosa hasta el colapso total de las vías respiratorias. Los perros con síndrome braquicefálico comúnmente resoplan. El tratamiento varía dependiendo de la gravedad de la afección, pero incluye oxigenoterapia y cirugía para ensanchar las fosas nasales o acortar los paladares.
  • Sacudidas de cabeza: Esto se parece a un ataque, pero sólo afecta a la cabeza. Se ve como una sacudida involuntaria de la cabeza de un lado a otro o de arriba hacia abajo. A veces, esto es violento. Este perro parece ser consciente de lo que está sucediendo. Puede estar relacionado con el estrés y la hipoglucemia. Los criadores a menudo sugieren darle miel a su perro para que recupere el nivel de azúcar en la sangre o distraerlo para que deje de temblar. Si el temblor no parece estar relacionado con el estrés o la sobreexcitación, debes llevarlo al veterinario lo antes posible para asegurarse de que no sienta dolor.
  • sarna demodéctica: También llamada demodicosis. Todos los perros llevan un pequeño pasajero llamado ácaro demodex. La madre pasa este ácaro a sus cachorros en sus primeros días de vida. El ácaro no puede ser transmitido a los humanos o incluso a otros perros – sólo la madre puede “dar” estos ácaros a sus cachorros. Los ácaros demodex viven en los folículos pilosos y por lo general no causan ningún problema. Sin embargo, si tu Bulldog tiene un sistema inmunológico debilitado o comprometido, puede desarrollar sarna demodéctica. La sarna demodéctica puede ser localizada o generalizada. En la forma localizada, aparecen parches de piel roja y escamosa con pérdida de cabello en la cabeza, el cuello y las patas delanteras. Se cree que es una enfermedad de los cachorros, y a menudo desaparece por sí sola. Deberás llevar a tu perro al veterinario de todos modos porque esto puede convertirse en la forma generalizada de sarna demodéctica. (Los ganglios linfáticos agrandados, a menudo son un signo de que esto ocurrirá).
    La sarna demodéctica generalizada cubre todo el cuerpo y afecta a cachorros mayores y perros adultos jóvenes. El perro desarrolla parches en la piel, manchas calvas e infecciones cutáneas por todo el cuerpo.
  • Displasia de cadera: Es una afección hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja perfectamente en la articulación de la cadera. La mayoría de los Bulldogs parecen tener displasia de cadera basada en sus radiografías de cadera, sólo porque tienden a tener naturalmente las articulaciones de cadera poco profundas, pero es inusual que tengan los problemas asociados con la cojera a menos que se les permita tener sobrepeso o se ejerciten demasiado durante su período de crecimiento rápido. Si tu Bulldog es diagnosticado con displasia de cadera, busca una segunda opinión y busca otras opciones de tratamiento, como suplementos, antes de aceptar la cirugía.
  • Problemas de cola: Algunos Bulldogs tienen colas roscadas, colas invertidas u otros tipos de colas “apretadas” que pueden causarles algunos problemas de la piel. Deberás mantener la cola de tu Bulldog limpia y seca para prevenir infecciones.
  • Luxación rotuliana: También conocido como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes -el fémur, la rótula y la tibia – no están debidamente alineadas. Esto causa cojera en la pierna o una marcha anormal, algo así como un saltito. Es una afección que está presente al nacer aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho después. El roce causado por la luxación rotuliana puede llevar a la artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Existen cuatro grados de luxación rotuliana, que van desde el grado I, un luxación ocasional que ocasiona cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.

Ejercicio

El Bulldog es un perro tranquilo que no necesita mucho ejercicio. Después de unos 15 minutos de paseo o de juego, tu Bulldog se dará por satisfecho y será feliz cuando llegue a casa y se tumbe en su lugar favorito.

Consejos sobre el Bulldog

Recuerda que al ser un perro más bien sedentario y no gustarle demasiado el ejercicio, el Bulldog puede caer en la obesidad si descuidas su alimentación, ya que no tendrá forma de quemar el exceso de grasa.

No le des de comer a deshoras. Ni aunque te lo pida con esos ojos tristes. Dale de comer en sus horas estipuladas.

El Bulldog no sabe nadar, por lo que si tienes una piscina, spa o estanque, proteje a tu Bulldog para que no pueda caer a ninguno de estos sitios por accidente.




Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.