1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Beagle


Perro de raza Beagle

Foto por Hilary Halliwell

Sobre el Beagle




Pequeños, compactos y resistentes, los Beagles son compañeros activos tanto para niños como para adultos. Los caninos en esta raza de perros son alegres y divertidos, pero al ser sabuesos, también pueden ser testarudos y requerir técnicas de entrenamiento creativas y pacientes. Su nariz los guía a través de la vida, y nunca son más felices que cuando siguen un aroma interesante. El Beagle originalmente fue criado como un sabueso de caza menor para rastrear, principalmente conejos y liebres. Todavía es utilizado para este propósito en muchos países, incluyendo los Estados Unidos.

Es difícil resistirse al atractivo de los ojos marrón oscuro o avellana de un Beagle, con su expresión suave y suplicante. Son alegres, extrovertidos y cariñosos, características más que equilibradas por su naturaleza sabuesa, que es inquisitiva, determinada y enfocada en la comida.




Generalmente se llevan bien con otros animales y con sus amigos humanos – y piensan que cada uno es su nuevo mejor amigo -. Lo más importante que hay que saber sobre el Beagle es que es un sabueso. Su nariz es la parte más importante de su anatomía y su cabeza está siempre en el suelo, buscando un interesante rastro que seguir. Los beagles tienen aproximadamente 220 millones de receptores de olores, en comparación con los escasos 5 millones de personas, lo que los hace muy buenos para captar olores. El humorista Dave Barry describió Beagle como “una nariz con pies”.

Es posible que hayas visto la nariz del Beagle trabajando en algún aeropuerto. En 1984, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos decidió usar Beagles para rastrear los alimentos de contrabando que se traían a Estados Unidos en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El experimento fue un gran éxito. Debido a que son pequeños, amigables y lindos, los Beagles no intimidaron a la gente que le teme a los perros, y con su súper poder olfativo, ellos podían ser entrenados para identificar artículos alimenticios específicos mientras que eludían a aquellos que no eran contrabando. Hoy en día, los miembros de la “Brigada Beagle” patrullan las áreas de reclamo de equipajes en más de 20 aeropuertos internacionales y otros puntos de entrada a los Estados Unidos.

Aunque se han ramificado en otros campos de trabajo, los Beagle siguen siendo excelentes cazadores de caza menor.

Historia del Beagle




El origen de la palabra “beagle” es incierto. Se cree que puede haber sido derivada de la palabra francesa begueule, que significa garganta abierta, o de la vieja palabra inglesa beag, que significa pequeño. Otros piensan que puede provenir de la palabra francesa bugler, que significa bramar, o de la palabra alemana begele, que significa regañar.

La historia de la raza también es dudoso porque las razas que hoy conocemos no se desarrollaron realmente hasta el siglo XIX. Documentos griegos del 400 a. C. describen perros como el Beagle, y los romanos pueden haber traído con ellos pequeños sabuesos de caza de conejos a Inglaterra y haberlos criado con los sabuesos locales.

William el conquistador supuestamente trajo a los sabuesos de Talbot (ahora extinguidos) a Inglaterra durante la conquista normanda en 1066. Se cree que estos perros son los antepasados del Beagle y el Foxhound.




Los beagles se hicieron populares en Inglaterra muy temprano en su historia. Durante los reinados de Eduardo II (1307 – 1327) y Enrique VII (1485 – 1509), eran muy populares los pequeños beagle, llamados Guante de Águilas. Se dice que eran lo suficientemente pequeños como para llevarlos en guantes. También se menciona a los Singing Beagles (Beagles cantores), que se llaman así por sus voces.

Elizabeth I (1533-1603) tenía paquetes de Pocket Beagles (Beagles de bolsillo) que medían sólo 22 centímetros de alto. Estos pequeños perros fueron retratados en pinturas como de patas cortas y nariz puntiaguda. Fueron utilizados para la caza, pero rápidamente cayeron fuera de favor porque no eran muy rápidos.

En el siglo XVII, la caza del zorro se hizo popular en Inglaterra, y el Beagle cayó fue excluido cuando el Foxhound, más grande se convirtió en el perro elegido. Si no hubiera sido por los granjeros de Inglaterra, Irlanda y Gales que continuaron con sus manadas para cazar conejos y liebres, la raza podría haberse extinguido en ese momento.

A mediados del siglo XIX, el reverendo Phillip Honeywood estableció un grupo de Beagles en Essex, Inglaterra. Se cree que estos perros son los antepasados del Beagle moderno. Thomas Johnson, un colega inglés, fue responsable de la cría de Beagles que eran buenos cazadores.

Más o menos al mismo tiempo, los criadores americanos empezaron a importar Beagles de Inglaterra para mejorar el aspecto de sus propios perros. Muchas de las importaciones inglesas fueron criadas a una altura promedio de 38 a 43 centímetros al hombro para poder cazar zorros. Los criadores americanos comenzaron a criarlos de tal forma que fueran más pequeños para la caza de conejos.




De interés es la cepa “Patch” Beagle desarrollada por Willet Randall en Nueva York hacia 1880. La línea es principalmente blanca con un punto tricolor muy grande. Fueron muy populares en los años 40 y 50 porque fueron capaces de correr muy rápido. Hoy en día, muchas personas llaman a los limón y blanco, o a los beagles rojos y blancos “patch” (parche).

El American Kennel Club y el primer club especializado de Beagle fueron fundados en 1884. En ese mismo año, la AKC comenzó a registrar Beagles.

En 1916, cinco miembros del Club Nacional Beagle adquirieron 508 acres en el Condado de Loudoun Occidental, Virginia, con el propósito de llevar a cabo pruebas de campo. Los hombres que lo compraron formaron una corporación llamada Institute Corporate para comprar y poseer el terreno, luego lo arrendaron a la Fundación Institute que mantiene la propiedad para el National Beagle Club, que hoy es el sitio de muchas actividades del National Beagle Club.

Características del Beagle




El American Kennel Club reconoce dos variedades de Beagle. La variedad de 33 centímetros es para sabuesos que no exceden 33 centímetros de altura en el hombro, y la variedad de 38 centímetros es para sabuesos que miden de 33 a 38 centímetros en el hombro. Dependiendo de su estatura, los Beagles pesan entre 8 a 13 kilogramos.

Características del BeagleEl color más común de un Beagle es el tricolor con una montura negra (el área a través de la espalda), patas blancas, pecho, vientre, y una punta blanca en la cola, y bronceado en la cabeza y alrededor de la montura.

La segunda combinación de colores más común es el rojo y el blanco en un patrón irlandés de manchas en la cara, el cuello, las patas y la punta de la cola. Cualquiera que sea su color, por lo general tienen una punta blanca en la cola para que los cazadores puedan verlos cuando están cazando en el pasto alto.

Los Beagles desprenden pelo, pero como su pelo es corto, no se nota demasiado. Sus pelajes tienden a volverse más gruesos en el invierno, por lo que derraman más en la primavera. Son perros limpios (a menos que, por supuesto, hayan encontrado algo atractivo y apestoso donde revolcarse) y generalmente no requieren baños frecuentes.

Los Beagle tienen una capa doble lisa y densa que es resistente a la lluvia. Deben cepillarse con un cepillo de cerdas medianas o un guante de sabueso (un guante de goma con nudillos en el área de la palma) al menos una vez por semana para aflojar y eliminar el vello muerto y estimular el crecimiento de nuevo vello.




Puesto que los Beagle son perros de orejas caídas, el aire no circula bien dentro de sus oídos y pueden contraer infecciones. Revisa sus oídos por lo menos cada dos semanas para ver si hay signos de infección o acumulación de cerumen. Revísalos también si notas que tu Beagle sacude mucho la cabeza o se rasca las orejas. Cepilla los dientes de tu Beagle al menos dos o tres veces por semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en su interior. Cepillar las uñas una o dos veces al mes si tu perro no las usa de forma natural para evitar lágrimas dolorosas y otros problemas. Si puedes oírlos hacer clic en el suelo, es que son demasiado largos. Las uñas de los perros tienen vasos sanguíneos en ellos, y si cortas demasiado, puedes causar hemorragias – y es posible que su perro no coopere la próxima vez que vea salir los cortaúñas -. Por lo tanto, si no tienes experiencia cortando uñas de perro, pregunta a un veterinario.

Empieza a acostumbrarte a cepillarlo y examinarlo desde que es un cachorro. Mira sus patas con frecuencia dentro de su boca. Haz del acicalamiento una experiencia positiva llena de elogios y recompensas, y sentarás las bases para los exámenes veterinarios fáciles y otro tipo de manejo cuando sea un adulto.

A medida que lo acicales, revísale las úlceras, erupciones cutáneas o signos de infección como enrojecimiento, sensibilidad o inflamación en la piel, la nariz, la boca, los ojos y patas. Los ojos deben ser claros, sin enrojecimiento ni secreción. Su cuidadoso examen semanal le ayudará a detectar problemas potenciales de salud temprano.

Los beagles son gentiles, dulces y divertidos. Te harán reír, pero también llorar con su comportamiento a menudo travieso.

Como todos los perros, el Beagle necesita una socialización temprana -exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes- cuando son jóvenes. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro Beagle crezca y se convierta en un perro completo.

Cuidados del Beagle




Es un vagabundo por naturaleza, así que en caso de que se escape – algo común en los Beagles – asegúrate de que tenga microchip y use etiquetas de identificación en su cuello para que pueda ser devuelto. Además, si un olor es lo suficientemente seductor, tu Beagle estará más que dispuesto a olvidarse de todo lo demás mientras dura el rastro para seguirlo.

Como todos los perros, los Beagles se benefician del entrenamiento de obediencia. Las técnicas de refuerzo positivo funcionan mejor porque los Beagles simplemente se apagan cuando son tratados con dureza. La mayoría de los Beagles están más que contentos de hacer cualquier cosa por una delicia sabrosa. Los Beagles adolescentes están llenos de energía y necesitan darla salida. Les encanta pasear con su familia o, mejor aún, correr por un buen campo para cazar conejos (no recomendado a menos que hayas entrenado a tu perro para que regrese a ti). Disfrutarán corriendo o trotando a tu lado, pero espera hasta los 18 meses o más antes de comenzar a hacer un ejercicio repetitivo como éste. Cuando es mayor, un Beagle puede volverse bastante perezoso, y ser feliz estando en casa todo el día. Como esta es una raza propensa a la obesidad, no dejes que esto suceda.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada: 3/4 a 1,5 tazas diarias de alimentos secos de alta calidad, divididas en dos comidas.

NOTA: Cuánto come un perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día echado.




La calidad de la comida perros que le compres supone una diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, mejor será la nutrición del mismo.

Los Beagle son ladrones de comida. Estos perros asaltarán tu despensa y la basura diariamente si se les da la oportunidad, y están dispuestos a comer hasta que estallen. Mantén a tu perro en buena forma midiendo su comida y dándole de comer dos veces al día en lugar de dejar la comida fuera todo el tiempo. Si no estás seguro de si tiene sobrepeso, házle la prueba ocular y el examen de manos. Primero, míralo. Deberías poder ver la cintura. Luego coloca las manos sobre su espalda, los pulgares a lo largo de la columna vertebral, con los dedos extendidos hacia abajo. Deberías ser capaz de sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar fuerte. Si no puedes, necesita menos comida y más ejercicio. Además, reparte los tratamientos con moderación. Tu Beagle estará igual de feliz de recibir un premio de tamaño de bocado como si fuera una galleta más grande.

Salud del Beagle

No todos los Beagles contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si usted está considerando esta raza.

  • Enfermedad de los discos intervertebrales: La médula espinal está rodeada por la columna vertebral, y entre los huesos de la columna vertebral se encuentran los discos intervertebrales que funcionan como amortiguadores y permiten el movimiento normal de las vértebras. Los discos están formados por dos capas, una capa externa fibrosa y otra interna gelatinosa. La enfermedad del disco intervertebral ocurre cuando la gelatina como la capa interna sobresale en el canal espinal y empuja contra la médula espinal. La compresión de la médula espinal puede ser mínima, causando dolor de cuello o espalda, o puede ser severa, causando pérdida de sensibilidad, parálisis y falta de control intestinal o vesical. El daño causado por la compresión espinal puede ser irreversible. El tratamiento se basa en varios factores, incluyendo la ubicación, severidad y duración del tiempo entre la lesión y el tratamiento. El confinamiento del perro puede ser de alguna utilidad, pero a menudo se necesita cirugía para aliviar la presión sobre la médula espinal. La cirugía no siempre es exitosa.
  • Displasia de cadera: Es una afección hereditaria en la que el hueso del muslo no encaja perfectamente en la articulación de la cadera. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras, pero otros no muestran signos externos de malestar. La prueba de rayos X es la forma más segura de diagnosticar el problema. De cualquier manera, la artritis se puede desarrollar a medida que el perro envejece.
  • Ojo de Cereza: Es una condición en la cual la glándula debajo del tercer párpado sobresale y se asemeja Es posible que su veterinario necesite extirpar la glándula.
  • Glaucoma: Es una enfermedad dolorosa en la cual la presión en el ojo se vuelve anormalmente alta. Los ojos están constantemente produciendo y drenando un fluido llamado humor acuoso – si el líquido no drena correctamente, la presión dentro del ojo aumenta causando daño al nervio óptico y resultando en pérdida de visión y ceguera. Hay dos tipos. Glaucoma primario, que es hereditario, y glaucoma secundario, que es el resultado de una inflamación, tumor o lesión. El glaucoma generalmente afecta primero a un ojo, el cual estará enrojecido, lloroso, entrecerrado y parecerá doloroso. Una pupila dilatada no reaccionará a la luz y la parte frontal del ojo tendrá una nubosidad blanquecina, casi azul. Pérdida de la visión y eventualmente ceguera resultará, a veces incluso con tratamiento (cirugía o medicación, dependiendo del caso).
  • Atrofia Retinal Progresiva (ARP): Es un trastorno ocular degenerativo que eventualmente causa ceguera por la pérdida de fotorreceptores en la parte posterior del ojo. El ARP es detectable años antes de que el perro muestre signos de ceguera. Afortunadamente, los perros pueden usar sus otros sentidos para compensar la ceguera, y un perro ciego puede vivir una vida plena y feliz. Pero no te acostumbres a mover los muebles.
  • Distichiasis: Esta condición ocurre cuando una fila adicional de pestañas (conocidas como distichia) crece en la glándula sebácea en el ojo del perro y sobresale a lo largo del borde del párpado. Esto irrita el ojo, y usted puede notar sus ojos australianos entrecerrando los ojos o frotándole los ojos. La destiquiasis se trata quirúrgicamente congelando el exceso de pestañas con nitrógeno líquido y luego se retira. Este tipo de cirugía se llama criodepilación y se realiza bajo anestesia general.
  • Epilepsia: Es una afección neurológica que a menudo, aunque no siempre, es hereditaria. La epilepsia puede causar convulsiones leves o severas que pueden mostrarse como comportamientos inusuales (tales como correr frenéticamente como si estuvieran siendo perseguidos, tambaleándose o escondiéndose) o incluso al caerse, las extremidades rígidas y perder el conocimiento. Las convulsiones son aterradoras de observar, pero el pronóstico a largo plazo para perros con epilepsia idiopática es generalmente muy bueno. Es importante llevar al perro al veterinario para un diagnóstico apropiado (especialmente porque las convulsiones pueden tener otras causas) y tratamiento.
  • Hipotiroidismo: El hipotiroidismo es un trastorno de la glándula tiroides. Se cree que es responsable de afecciones como epilepsia, alopecia (pérdida de cabello), obesidad, letargo, hiperpigmentación, pioderma y otras afecciones de la piel. Se trata con medicamentos y dieta.
  • Enanismo de Beagle: Es una condición en la que el perro es más pequeño de lo normal. Esta afección puede o no estar acompañada de otras anomalías físicas, como piernas extremadamente cortas.
  • Síndrome de Beagle Chino (SBC): Es una afección caracterizada por un cráneo ancho y ojos inclinados. El perro crece normalmente de otra forma. Muy a menudo, los perros con SBC tienen problemas cardíacos y anomalías en los dedos de los pies.
  • Luxación rotuliana: También conocida como “sofocos resbaladizos”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes – el fémur, la rótula y la tibia no están debidamente alineadas y se deslizan dentro y fuera de su lugar (luxados). Esto causa cojera o marcha anormal (la forma en que se mueve el perro). Es una enfermedad congénita, lo que significa que está presente al nacer, aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho después. El roce causado por la luxación rotuliana puede llevar a la artritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Hay cuatro grados de luxación patelar que van desde el grado I, un luxación ocasional que ocasiona cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en el que el giro de la tibia es severo y la rótula no se puede realinear manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas. Los grados severos de luxación rotuliana pueden requerir reparación quirúrgica.

Ejercicio

Debido a su temperamento suave, los Beagle pueden ser aptos para apartamentos si su dueño está dispuesto a caminar varias veces al día en todo tipo de clima. Necesitan mucho ejercicio, aproximadamente una hora al día si es posible. Si se les deja solos y sin ejercitarse, los Beagle pueden llegar a ser destructivos.

Dos Beagle jugando

Consejos sobre el Beagle

Pese a que son muy activos, les encanta comer – y robar comida -, por lo que te recomendamos que escondas su comida y no se la sirvas para que coma cuando quiera o no durará mucho. Con esto y ejercicio diario evitarás que tenga sobrepeso.

No le dejes suelto por la ciudad, ya que puede perseguir un olor tentador y tener un accidente al no ser consciente de su entorno.

Haz que se socialice con otras personas y otros perros desde bien pequeño.




Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.