1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Pastor alemán

Perro de raza Pastor alemán

Sobre el Pastor alemán




El Pastor Alemán es una de las razas de perros más populares de Estados Unidos, por una buena razón. Es un perro de trabajo inteligente y capaz. Su devoción y coraje son inigualables. Y es increíblemente versátil, sobresale en todo lo que está entrenado para hacer: guía y trabajo de asistencia para los discapacitados, policía y servicio militar, pastoreo, búsqueda y rescate, detección de drogas, obediencia competitiva y, por último pero no menos importante, compañero fiel.

El Pastor Alemán, también conocido como el Alsaciano en Gran Bretaña y partes de Europa, se encuentra entre las 10 razas de perros más populares en los Estados Unidos, y probablemente una de las más reconocidas del mundo.

Debe parte de su fama a un pequeño cachorro que fue arrancado de una perrera con balas y bombas en Francia durante la Primera Guerra Mundial por el cabo Lee Duncan. Al final de la guerra, Duncan trajo al cachorro de vuelta a su pueblo natal de Los Ángeles, lo entrenó y lo convirtió en uno de los perros más famosos del mundo del espectáculo: Rin Tin Tin Tin. Rin Tin Tin Tin pasó a aparecer en docenas de películas y, en la cúspide de su estrellato, recibió 10.000 cartas de fans a la semana.

Rin Tin Tin, el Pastor Alemán más famoso




El Pastor Alemán ha tenido muchos otros trabajos además de la estrella de cine: guiar a los ciegos, perseguir criminales, espiar sustancias ilegales, servir en el ejército, visitar a los enfermos y apacentar ganado son sólo algunos de los trabajos de esta versátil raza.

El perro incluso ha asumido el papel de héroe nacional. Los pastores alemanes fueron los perros de búsqueda y rescate que se arrastraban por las ruinas del World Trade Center después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, buscando sobrevivientes y consolando a los trabajadores de rescate y sus familias.

El Pastor Alemán puede encarnar algunos de los mejores rasgos de los perros, pero no es para todos. Criado originalmente en manadas de rebaños todo el día, este es un perro de alta energía que necesita mucha actividad y ejercicio. Sin ella, es probable que exprese su aburrimiento y frustración de maneras que no te gusten, como ladrar y morder cosas.

Esta raza también tiene una naturaleza distante y a veces desconfiada – idóneo para perro guardián, aunque no es el tipo de perro que hará que los huéspedes se sientan bienvenidos -. Si expones a un Pastor Alemán a muchas situaciones diferentes y a personas que comienzan en el mundo de los cachorros, él puede aprender a tener paciencia y a tomarse con calma a las nuevas personas y circunstancias.

Si estás pensando comprar un cachorro de esta raza, obtendrás un tipo de Pastor Alemán ligeramente diferente dependiendo de si eliges un criador americano o alemán. En general, los criadores norteamericanos a menudo buscan crear campeones de exposiciones caninas, y crían cachorros más por ese aspecto característico de Pastor Alemán que por los talentos distintivos de Pastor Alemán.

Los aficionados dicen que los pastores alemanes criados en Estados Unidos son más tranquilos que sus contrapartes alemanas, pero los críticos dicen que estos perros han perdido parte de su talento para trabajar en los trabajos tradicionales del Pastor Alemán, y son más propensos a los problemas de conducta como la ansiedad de separación.

Los criadores alemanes, por otra parte, crían Pastores Alemanes por sus habilidades de trabajo, así como para adaptarse al aspecto tradicional de la raza. Antes de que un Pastor Alemán sea criado en Alemania, tiene que pasar numerosas pruebas para demostrar que está a la altura de los parámetros físicos y mentales por los que la raza es conocida. Los pastores alemanes tienden a tener una personalidad más enérgica y motivada.

Historia del Pastor alemán




El Pastor Alemán es una raza relativamente nueva, que data de 1899, y debe su existencia a un hombre: el Capitán Max von Stephanitz, un capitán de carrera en la caballería alemana con el objetivo de crear una raza alemana que sería inigualable como perro de pastoreo.

Siglos antes de la llegada de von Stephanitz, los agricultores alemanes, como en el resto de Europa, confiaban en los perros para conducir y proteger sus rebaños. Algunos perros eran legendarios por su habilidad, y los pastores de ovejas viajaban días para llevar a sus perros hembras hasta un buen semental. Sin embargo, como señaló von Stephanitz, nadie había convertido a los perros pastores de la región en una raza distinta.

En 1898, von Stephanitz se retiró de la vida militar y comenzó su segunda carrera, y lo que demostraría ser su pasión: experimentar con la cría de perros para crear un perro de pastoreo alemán superior. Stephanitz estudió las técnicas de cría de los británicos, se destacó por sus excepcionales perros de pastoreo, y viajó por toda Alemania, asistiendo a exposiciones caninas y observando perros de pastoreo de tipo alemán.

Von Stephanitz vio muchos perros de pastoreo finos, perros que eran atléticos, o inteligentes, o capaces. Lo que no vio fue a un perro que personificaba todos esos rasgos.




Un día, en 1899, von Stephanitz visitaba una exposición canina cuando un perro con aspecto de lobo le llamó la atención. Inmediatamente compró el perro, llamado Hektor Linksrhein. Más tarde rebautizado como Horand v Grafeth, el poderoso físico y la inteligencia del perro impresionaron tanto a von Stephanitz que formó una sociedad – Verein fur deutsche Schaferhunde – (Asociación de Perros Ovejeros Alemanes) para fundar una raza de descendientes de Horand.

Aunque su intención era que su raza trabajara como perro de pastoreo, a medida que Alemania se industrializaba más y más, von Stephanitz vio la necesidad de que estos perros se desvanecieran. Estaba decidido a que su raza continuara como perro de trabajo, y decidió que el futuro del perro estaba en el trabajo policial y el servicio militar.

Haciendo buen uso de sus conexiones militares, von Stephanitz convenció al gobierno alemán para que usara la raza. Durante la Primera Guerra Mundial el Pastor Alemán sirvió como perro de la Cruz Roja, mensajero, rescatador, guardia, portador de provisiones y centinela.

Aunque el Pastor Alemanes llegó a los Estados Unidos antes de la guerra, no fue hasta la guerra que la raza se hizo popular en los Estados Unidos. Los soldados aliados notaron la valentía e inteligencia del perro, y un número de perros se fueron a casa con estos soldados.

Uno de estos perros era un cachorro de cinco días de edad, arrancado de una perrera bombardeada en Francia por un cabo americano de Los Ángeles. El cabo se llevó al cachorro a su casa, lo entrenó y lo convirtió en una de las estrellas de cuatro patas más reconocidas de Hollywood: Rin Tin Tin, que apareció en 26 películas y ayudó a popularizar la raza en Estados Unidos.

Aunque los aliados quedaron impresionados por los perros alemanes, no estaban tan contentos con las raíces alemanas del perro. Durante la guerra todas las cosas alemanas fueron estigmatizadas, y en 1917, el American Kennel Club (AKC) cambió el nombre de la raza al de Shepherd Dog.

En Inglaterra, el perro fue rebautizado como Perro lobo de Alsacia, en honor a la zona fronteriza franco-alsaciana de Alsacia-Lorena. El AKC volvió a usar el nombre original de Pastor Alemán en 1931; dio de plazo hasta 1977 para que el British Kennel Club hiciera lo mismo.

Von Stephanitz se mantuvo muy involucrado en el desarrollo de la raza, y ya en 1922, se alarmó por algunos de los rasgos que aparecían en los perros, como el mal temperamento y la tendencia a la caries dental. Desarrolló un estricto sistema de control de calidad: Antes de que cualquier Pastor Alemán fuera criado, necesitaba pasar numerosas pruebas de inteligencia, temperamento, deportividad y buena salud.

Pastor alemán corriendo

La crianza americana de Pastores Alemanes, por otra parte, no estaba tan regulada. En los Estados Unidos, los perros fueron criados para ganar exposiciones caninas, y los criadores pusieron más énfasis en la apariencia y en la forma de andar de los perros, o la manera de moverse.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los pastores alemanes criados en Estados Unidos y Alemania comenzaron a divergir dramáticamente. En un momento dado, los departamentos de policía y militares estadounidenses comenzaron a importar perros de trabajo del Pastor Alemán, porque los pastores alemanes locales estaban fallando en las pruebas de desempeño y plagados por condiciones de salud genética.

En las últimas décadas, algunos criadores americanos han comenzado a poner el énfasis de nuevo en las habilidades de la raza más que en su apariencia, importando perros de trabajo de Alemania para agregar a su programa de crianza. Ahora es posible comprar Pastores Alemanes criados en los Estados Unidos que estén a la altura de la reputación de la raza como un perro de trabajo capaz.

Características del Pastor alemán




Los machos miden de 60 a 66 centímetros; las hembras miden de 55 a 60 centímetros. El peso oscila entre 34 y 44 kilos.

El Pastor Alemán fue criado originalmente en manadas de rebaños en climas difíciles, y su doble pelaje de longitud media encaja perfectamente en el trabajo de proteger al perro de la lluvia y la nieve, además de ser resistente a recoger restos y suciedad.

Los tipos de pelaje del Pastor Alemán son tan variados como su color; algunos Pastores Alemanes son de pelo largo. Sin embargo, el Pastor Alemán ideal tiene una doble capa de longitud media. El pelaje exterior es denso, con el pelo liso que se encuentra cerca del cuerpo, y a veces es ondulado y velloso.

El manto viene en variedad de colores y patrones incluyendo negro, negro y crema, negro y rojo, negro y plata, negro y bronceado, azul, gris, hígado, y blanco. El American Kennel Club no reconoce el blanco como color para esta raza, sin embargo, y no permitirá que los pastores alemanes blancos compitan en concursos de conformación, aunque están permitidos en otras competiciones.




A veces se les llama en broma “mendigos alemanes”. Esta raza desprende pelo todo el año, y generalmente se desprende de gran cantidad de cabello a la vez,  dos veces al año. Si quieres un Pastor Alemán, prepárate para el pelo en tus pantalones negros, en tu sofá blanco y más o menos por toda la casa.

No hay una solución mágica para evitar esto. Acéptalo. Sin embargo, cepillarlo dos o tres veces a la semana ayudará a que haya más pelo en el cepillo, en vez de en los muebles. Bañar al perro demasiado a menudo quita la capa de aceites que lo mantienen sano, así que haz a correr el agua del baño sólo si tu perro realmente lo necesita. No debería ser tan a menudo. El Pastor Alemán tiende a ser bastante limpio e inodoro.

Las uñas necesitan ser recortadas una vez al mes, y las orejas deben ser revisadas una vez a la semana en busca de suciedad, enrojecimiento, o un mal olor que puede indicar una infección, y luego ser limpiadas semanalmente con una bola de algodón humedecida con un limpiador de orejas suave y pH neutro para prevenir problemas.

A los pastores alemanes les encanta morder, y el hábito les ayuda a mantener los dientes limpios. Ofréceles juguetes o huesos fuertes y seguros para masticar, y estarán luchando contra la acumulación de sarro mientras roen, especialmente en las muelas posteriores. Cepillarle los dientes con un cepillo de dientes suave y pasta dental para perros también ayuda a mantener las encías y los dientes en buena forma.

La personalidad del Pastor Alemán es distante pero no generalmente agresiva. Es un perro reservado; no hace amigos inmediatamente, pero una vez que lo hace, es extremadamente leal. Con su familia es tranquilo y accesible, pero cuando está amenazado puede ser fuerte y protector, lo que lo convierte en un excelente perro guardián.

Esta raza altamente inteligente y entrenable prospera en tener un trabajo para hacer cualquier trabajo. El Pastor Alemán puede ser entrenado para hacer casi cualquier cosa, desde alertar a una persona sorda cuando llaman al timbre hasta olfatear a una víctima de una avalancha.

dos perros de raza Pastor Alemán

Una cosa en la que no es bueno es en estar solo durante largos períodos de tiempo. Sin la compañía que necesita, además del ejercicio y la oportunidad de poner su inteligencia a trabajar, se aburre y se siente frustrado. Un pastor alemán que está poco ejercitado y es ignorado por su familia es probable que exprese su energía acumulada de maneras que no te gustarán, como ladrar y morder cualquier cosa que tenga a mano.

Como todo perro, el Pastor Alemán necesita una socialización temprana – la exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – cuando son jóvenes. La socialización ayuda a asegurar que tu cachorro Pastor Alemán crezca y se convierta en un perro completo.

Cuidados del Pastor alemán




Originalmente criados en manadas de rebaños durante todo el día, los pastores alemanes fueron concebidos para la acción. Esto significa que tienen mucha energía que necesitan quemar con el ejercicio diario.

Si lo dejas solo durante largos períodos de tiempo sin hacer ejercicio, prepárate para los problemas. El aburrimiento y la inactividad conducen a problemas de comportamiento: morder, cavar y ladrar. El Pastor Alemán necesita desesperadamente ejercitar tanto su cuerpo como su mente (ejercicios de entrenamiento como competiciones de agilidad u obediencia).

Como muchas razas de pastor alemán, los pastores alemanes son ladradores. Ladrar no es necesariamente un problema, pero puede serlo si el perro está aburrido. Aprender la orden “Silencio” debe ser parte del entrenamiento de obediencia de todo pastor alemán.

A los pastores alemanes les gusta masticar cosas, y sus poderosas mandíbulas pueden destruir la mayoría de los materiales. Si eligen morder lo que no deben, pueden dañar sus dientes, tragar algo que los enferme o incluso ahogarse. Salva a tu perro y tus pertenencias dándole juguetes masticables para que pueda entretenerse cuando no estés jugando con él.

Alimentación

La cantidad diaria recomendada sería de 3 a 4 tazas diarias de alimentos secos de alta calidad, divididas en dos comidas.

NOTA: Cuánto come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son individuos, como las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de comida. Casi no hace falta decir que un perro muy activo necesitará más que un perro que esté todo el día en el sofá. La calidad de la comida que le des también es importante.

pastor alemán jugandoSi tu perro empieza a engordar, reduce la cantidad; si se ve demasiado delgado, añade un poco más. Tú mismo puedes determinar si tu Pastor Alemán tiene sobrepeso usando la prueba práctica. Coloca tus manos sobre él, pulgares a lo largo de la columna vertebral y dedos que bajan por los lados. Deberías poder sentir sus costillas bajo una capa de músculo. Si puedes ver las costillas, está muy delgado. Si son indetectables debajo de los rollos de grasa, necesita hacer dieta.

Sin embargo, tendrás que tener especial cuidado con la alimentación y el ejercicio de un cachorro de Pastor Alemán. Los pastores alemanes crecen muy rápidamente entre los cuatro y siete meses de edad, haciéndolos susceptibles a trastornos óseos. Les va bien una dieta de alta calidad y baja en calorías (22 a 24 por ciento de proteína y 12 a 15 por ciento de grasa) que les impide crecer demasiado rápido.

No dejes que tu cachorro de pastor alemán corra, salte o juegue en superficies duras como el pavimento hasta que tenga al menos dos años y sus articulaciones estén completamente formadas. No obstante, está bien que los cachorros jueguen en el césped.

Sobrealimentar a tu Pastor Alemán y dejarle subir de peso puede causar problemas en las articulaciones, así como otras condiciones de salud. Limita las golosinas, mantenlo activo y sírvele comidas regulares en lugar de dejar comida disponible en todo momento.

Salud del Pastor alemán

Los pastores alemanes son generalmente saludables, pero como todas las razas, son propensos a ciertas condiciones de salud. No todos los pastores alemanes contraerán alguna o todas estas enfermedades, pero es importante estar al tanto de ellas si estás considerando esta raza:

  • Displasia de cadera: La displasia de cadera es una afección hereditaria en la que el fémur no encaja perfectamente en la cavidad pélvica de la articulación de la cadera. La displasia de cadera puede existir con o sin signos clínicos. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras. A medida que el perro envejece, la artritis puede desarrollarse.
  • Displasia del codo: Esta es una condición hereditaria común a los perros de razas grandes. Se cree que es causado por diferentes tasas de crecimiento de los tres huesos que componen el codo del perro, causando laxitud articular. Esto puede llevar a una cojera dolorosa. Su veterinario puede recomendar cirugía para corregir el problema, o medicamentos para controlar el dolor.
  • Dilatación gástrica – Vólvulo: Comúnmente llamada hinchazón, es una afección potencialmente mortal que afecta a perros grandes de pecho profundo como Golden Retrievers, especialmente si se les alimenta con una comida grande al día, comen rápidamente, beben grandes volúmenes de agua después de comer y hacen ejercicio vigorosamente después de comer. La hinchazón ocurre cuando el estómago se distiende con gas o aire y luego gira. El perro es incapaz de eructar o vomitar para deshacerse del exceso de aire en su estómago, y el retorno normal de la sangre al corazón se ve impedido. La presión arterial baja y el perro entra en shock. Sin atención médica inmediata, el perro puede morir. Sospecha de hinchazón si su perro tiene el abdomen distendido, está salivando excesivamente y vomita sin expulsar nada. También puede estar inquieto, deprimido, letárgico y débil con una frecuencia cardíaca rápida. Es importante llevar a tu perro al veterinario lo antes posible.
  • Mielopatía Degenerativa: La mielopatía degenerativa es una enfermedad progresiva de la médula espinal, específicamente la parte del cordón que comunica información al cerebro con respecto a las patas traseras. Los perros con MD actúan como si no supieran dónde están sus patas traseras y no pueden moverlas adecuadamente. La enfermedad progresa hasta el punto en que el perro no puede caminar. La mayoría de las veces, no hay tratamiento. Sin embargo, en algunos casos raros, la afección se relaciona con una falta de vitamina 12 o vitamina E. Si este es el caso, los suplementos vitamínicos podrían estabilizar la afección.
  • Insuficiencia Pancreática Exocrina: El IPE es una enfermedad genética del páncreas en la cual las células que producen enzimas digestivas son destruidas. Como resultado, el perro ya no puede digerir y absorber los alimentos. Los primeros signos de la afección son gas, pérdida del apetito, pérdida de peso y cambio en las heces fecales. El perro se vuelve muy delgado, y muy hambriento. El IPE se diagnostica con un simple análisis de sangre y el tratamiento también es sencillo: se añaden enzimas pancreáticas a la comida del perro. Con una adecuada supervisión de medicamentos, la mayoría de los perros se recuperan.
  • Alergias: Algunos Pastores Alemanes sufren de una variedad de alergias, desde alergias de contacto hasta alergias alimentarias. Los síntomas de la alergia en los perros son similares a los de las personas. Si tu Pastor Alemán se está rascando, lamiéndose las patas o frotando mucho su cara, sospecha que tiene una alergia y hazlo revisar por tu veterinario.

Ejercicio

Como ya habrás visto, el Pastor Alemán no es un perro tranquilo al que le guste estar todo el día tumbado. Es un perro que tiene mucha energía y necesita darla salida cada día. Sácalo un par de veces al día para que corra por el parque y se explaye.

Cuando salgas con él, llévate algún juguete que pueda morder, como las cuerdas mordedoras. También una pelota detrás de la que pueda correr estaría bien, así se divierte mientras hace ejercicio.

Consejos sobre el Pastor alemán

  • Recuerda que para que no tenga problemas de mayor, tu pastor alemán ha de socializarse y relacionarse con otras personas y perros desde bien pequeño. Así se acostumbrará a diferentes entornos.
  • Un Pastor Alemán es por definición un excelente perro guardián y te avisará cuando haya intrusos. Pero recuerda que si no quieres que esté todo el día ladrando, tendrás que enseñarle desde pequeño.
  • No le des de comer a tu pastor alemán a todas horas. Recuerda alimentarle solamente en sus horas. Con esto evitarás que te mendigue comida a todas horas y que caiga en la obesidad.
  • Como ya sabrás, estos perros son muy inteligentes, y con paciencia y dedicación, pueden aprender a hacer un montón de cosas.
  • Si tienes un piso o un apartamento muy pequeño, este perro no es para ti. Son perros grandes y necesitan bastante espacio.
  • Como siempre recomendamos, utiliza técnicas de adiestramiento positivo. Es un perro reservado, pero en cuanto te considera su amigo, te será fiel hasta el final.



Por favor, síguenos y dale a

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.