El síndrome del perro pequeño

Sindrome del perro pequeño - pipi

En qué consiste el síndrome del perro pequeño

El síndrome del perro pequeño, se da, como su nombre indica, en las razas de perros más pequeños, y hace alusión al comportamiento problemático por estrés, ansiedad por separación, o complejo de superioridad de estos pequeños animales.

 

Causas del síndrome del perro pequeño

Síndrome del perro pequeño - chihuahua¿Cuántas veces hemos visto a un niño intentando llamar la atención para solicitar cariño, o simplemente para que le hagan caso, llegando incluso a meterse en problemas? ¿Cuántas veces hemos pensado ante un comportamiento así que es un niño mimado y consentido?Pues con los perros ocurre lo mismo. El problema es que a un perro grande no le consentimos lo mismo que a uno pequeño. ¿Por qué? Pues porque si un perro grande intenta saltarnos encima o nos gruñe, nos sentimos intimidados e intentamos corregir su comportamiento; sin embargo, si es un perro pequeño, nos parece adorable y se lo permitimos.
Lo mismo ocurre si intentan subirse al sofá. ¿A quién de los dos se lo permitirías y a quién se lo reprocharías?




Cómo solucionar el síndrome del perro pequeño

Para corregir este problema, debemos enseñar a nuestro perro quién es el que manda a base de disciplina, igual que lo haríamos con un perro más grande.Siguiendo estos sencillos pasos, conseguiremos poco a poco mitigar este comportamiento:

  • Sindrome del perro pequeno - comidaNo lo des de comer cada vez que te lo pida. Enséñale a base de premios. Que aprenda que a ganarse la comida con sus acciones. Dale de comer cuando hayáis terminado los demás
  • No dejes que se suba al sofá. Que aprenda que sólo ha de subirse si nosotros le damos permiso.
  • Que aprenda que tiene un sitio para dormir, igual que nosotros, y la cama no es un sitio permitido para él.
  • Nunca tranquilices a tu perro con muestras de cariño cuando tenga un mal comportamiento. Ha de saber que lo está haciendo mal, y si lo mimamos cuando debemos recriminarlo, pensará que lo está haciendo bien.
  • No dejes que salte encima de las personas, al igual que no lo permitirías con un perro grande. Puede ser un gesto de dominancia.
  • No lo lleves en brazos a todos los sitios, no le niegues el ejercicio. Que vaya andando, le vendrá bien.

Ten mucha paciencia, ya que llevará tiempo, y el perro se resistirá, pero la constancia y la fuerza de voluntad acabarán dando sus frutos.